Juicios ¿orales? fiscales y abogados aún leen, no argumentan

14 marzo 2016 | 9:19 hrs |

Por Tomás Mundo

El funcionamiento del nuevo sistema penal a nivel federal, se puso en marcha el año pasado en cuatro estados: Puebla, Durango, Yucatán y Zacatecas.

Al paso de ese tiempo se hizo una evaluación a los jueces, los agentes del Ministerio Público federal y los abogados que han intervenido en estos juicios que, a diferencia de los anteriores, son 100% orales y exigen que en la audiencia se desarrolle todo el proceso, desde la presentación del detenido y cargos,  hasta la argumentación de la acusación, de la defensa, y la imposición de penas.

Los resultados, tras 16 audiencias analizadas, arrojan que todos los operadores cumplen de forma apenas “suficiente” con el trabajo, pero sin que ninguno alcanzara un desempeño adecuado ni satisfactorio. De una escala del 1 al 5 establecida en el estudio, el promedio de calificación fue de tres, siendo los fiscales los más bajos.

¿Cuáles son los puntos débiles en el trabajo de los jueces, abogados y fiscales que impiden que su desempeño sea óptimo? Penal Acusatorio en el Orden Federal.

1.Miedo a dejar el papel

Uno de los cambios más importantes del nuevo sistema es  que todas las audiencias deben ser cien por ciento públicas y orales.

Ahora, de acuerdo con el artículo 44 del Código Nacional de Procedimientos Penales, los operadores deben abstenerse de leer documentos durante sus intervenciones pues lo que se busca es el debate público.

En este renglón, si bien los fiscales cuentan con argumentos suficientes, el problema está en la manera en como los exponen, pues caen en la costumbre de leer documentos en vez de exponer todo libremente.

Las fallas en la oralidad del Ministerio Público se presentaron tanto en la audiencia del control de detención como en la de vinculación en proceso. La calificación que le dieron los analistas fue de 2.8, que no alcanza a ser ni siquiera suficiente.

Por ejemplo: en las audiencias en donde se analiza si fue legal la detención o no, la mayoría de los abogados no interpusieron objeciones en contra de los dichos del Ministerio Público, ni siquiera para corroborar que lo platicado corresponde a lo asentado en el expediente.

“En la mayoría de las audiencias no se plantearon contradicciones entre lo dicho por el Ministerio público y el contenido de la carpeta de investigación.

Fue la misma historia en las audiencias en donde se decide si se vincula a una persona a proceso.

Los abogados de los acusados se inconformaron en varias ocasiones contra las medidas cautelares que solicitaron los fiscales contra sus clientes, pero de nueva cuenta los argumentos fueron insuficientes o erróneos.

3.Prisión al “ahí se va”

A diferencia del sistema anterior en donde casi cualquier persona era enviada a prisión por orden de un juez plasmada en un papel, ahora, la medida que se impondrá a una persona debe  discutirse y aprobarse en una audiencia, y deben establecerse las condiciones en que la misma se estará cumpliendo.

5.Victimas sin asesoría

Otra de las novedades del nuevo sistema es que las víctimas ya cuentan con un “asesor jurídico”, que es un abogado, aparte de los fiscales, que puede asesorarlos en tiempo real durante las distintas audiencias y demás fases del proceso. Esto, con la finalidad de que la víctima cuente con un respaldo independiente al del Ministerio Público.

Pero por lo pronto, en las 16 audiencias que se llevaron a cabo los especialistas indicaron que prácticamente en ninguna se confirmó que el asesor estuviera presente.