Juan Collado estuvo ligado a Gallos Blancos

Collado fue detenido y acusado de lavado de dinero y delincuencia organizada, pero en su pasado tuvo que ver con el fútbol mexicano

Foto: La Silla Rota
11 julio 2019 | 10:11 hrs | Mediotiempo | Meta

Ciudad de México.- En 2013, y de acuerdo con una declaración que consta en la orden de aprehensión girada, Juan Collado Mocelo recibió parte de los 8 millones de dólares que pagó Amado Yáñez, propietario de la empresa Oceanografía, para comprar el Club Querétaro, mismo que le fue confiscado por el Gobierno Federal un año más tarde por un fraude bancario.

Collado fue señalado como participante en un frade, el cual desató la investigación de la Fiscalía General de la República, junto a José Antonio Rico Rico, ambos directivos de la empresa Libertad Servicios Financieros, a través de la cual compraron al equipo Querétaro en el 2002 a Tirso Martínez, quien actualmente se encuentra encarcelado en Estados Unidos por narcotráfico.

Incluso, Martínez, apodado el Futbolista o el Ingeniero, fue citado a declarar en el juicio al Chapo Guzmán, donde aseguró que había dinero del narco inyectado en el futbol mexicano.

Foto: Web

La declaración en la orden de aprehensión a Collado Mocelo, señala que la compra de Gallos Blancos fue ilícita, ya que se hizo con dinero (7 millones de dólares), de las “aportaciones de los miles de socios de la compañía Libertad Servicios Financieros”, compañía que liberó los pagos a través de facturas a diversas empresas propiedad de Tirso Martínez.

“Las diversas reuniones operativas para la entrega recepción del equipo se llevaron a cabo en el hotel San Gil de la Ciudad de Querétaro. Finalmente nos hicimos de la propiedad del equipo”, señala la declaración.

Para no levantar sospechas utilizaron a terceras personas para hacerlas pasar como propietarias del equipo de futbol ante la opinión pública ya la propia Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Foto: Web

Con esta operación, Juan Ramón Collado Mocelo y José Antonio Rico Rico ganaron un millón de dólares, dinero que no devolvieron a Libertad Servicios Financieros, de donde lo habían sacado inicialmente para la compra del Club Querétaro.

Los 8 millones liquidados por Amado Yáñez, en varias transferencias, fueron depositados en cuentas que Rico Rico tenía en España, Andorra y Suiza, despareciendo el dinero que los socios de la empresa.

En 2014, y tras el encarcelamiento de Yáñez por un fraude bancario, el equipo fue congelado por el Servicios de Administración Tributaria, para después ser comprado por Grupo Ángeles, firma que hasta el momento ha llevado su administración.

Con información de Mediotiempo.