Joyas fueron robadas de una muestra en Venecia de un jeque catarí

La policía cree que los ladrones se mezclaron entre los visitantes de la exposición y que el botín puede valer “millones de euros”

4 enero 2018 | 17:51 hrs | El Pais | Mundo

Varios ladrones han irrumpido este miércoles en una muestra de joyas y otros objetos de un jeque catarí instalada en el Palacio Ducal de Venecia y se han llevado piezas que pueden valer “millones de euros”, según la policía italiana. Los delincuente, al menos dos, se mezclaron entre los visitantes que recorrían la exposición de la colección del jeque Hamad bin Abdullah al Thani. Mientras uno de ellos vigilaba, el otro abrió una de las vitrinas y extrajo un broche de oro con joyas incrustadas y un par de aros, según medios locales.

El sistema de alarma del museo tardó en sonar, por lo que la policía sospecha que los ladrones, que podrían formar parte de una banda mayor, lograron manipular el mecanismo. “Estamos tratando con profesionales muy hábiles, que escaparon a pesar de que el edificio y las salas estaban equipados con sistemas tecnológicos muy avanzados”, ha explicado el comisario policial de Venecia, Vito Gagliardi. Las joyas, entre las que figuran diamentes, oro y platino, tenían un valor asignado en aduana de 30.000 euros, pero en realidad valen “varios millones de euros”, según Gagliardi. Las piezas hurtadas formaban parte de la exhibición Tesori Dei Moghul E Dei Maharaja: La Collezione Al Thani, en cartel desde septiembre con 270 joyas datadas del siglo XVI hasta el XX de varias procedencias y pertenecientes a la colección de Al Thani

Este miércoles, además, era el último día de esta muestra. El Palacio Ducal se cerró al público tras el robo durante unas horas y las personas que estaban visitando la exposición permanecieron dentro hasta que se reabrió tanto la sala de la exposición como el resto del edificio.

La Policía trata de esclarecer lo sucedido y ya ha visionado las cámaras de vigilancia que, según los medios locales, muestran a dos personas involucradas en el robo; una de ellas fue la que forzó la vitrina para sustraer un broche de oro y varios pendientes.

La exposición ofrecía la oportunidad al público de admirar gemas, piedras preciosas y joyas antiguas que contaban cinco siglos de tradición india, desde los descendientes de Gengis Khan y Tamerlán hasta los grandes maharajás del siglo XX y de joyeros occidentales como Cartier.