Joven que corrió desnudo en Coatza permanece encadenado a una silla

La familia de Fernando pide apoyo desesperadamente, el DIF no le brinda apoyo, del Hospital tuvieron que sacarlo y en el anexo, no lo recibieron.

7 abril 2018 | 13:52 hrs | El Dictamen | Estatal

El joven de poco más de 20 años que se hizo viral en las redes sociales a finales del mes de marzo por correr desnudo en el bulevar de Coatzacoalcos en Veracruz, actualmente permanece encadenado a una silla, ya que por el momento es la única opción que ha encontrado su padre para mantenerlo a salvo o agreda a terceros.

Fernando Vázquez está enfermo consecuencia de adicción a las drogas según informa el portal Al Calor Político. La familia del joven  de escasos recursos ha pedido apoyo a diversas instituciones sin recibir respuesta alentadora.

Fernando no hila sus ideas, habla de videojuegos, plataformas y muerte, consume estupefacientes desde los 12 años de edad.

El padre de Fernando, el señor Fernando Vázquez Santiago, un hombre de la tercera edad  vendedor de nieves en Coatzacoalcos, confirmó que ha buscado ayuda con las autoridades para atender a su hijo; aunque nadie le ha tendido la mano.

Ningún anexo lo ha querido ingresar y el DIF Municipal de Coatzacoalcos no le ha brindado apoyo. Son los vecinos de la colonia Esfuerzos de los Hermanos del Trabajo, en la calle María de la Redonda, quienes se han unido para dar y buscar apoyo a esta familia.

El joven se quedó sin su mamá desde muy pequeño narran los vecinos y desde muy pequeño empezó a drogarse. “Se ponía mal, gritaba, golpeaba y hacía un montón de cosas”.

Añadió que del DIF lo mandaron a la Fiscalía y éstos a Derechos Humanos, pero nadie les da solución y expuso que su hijo Fernando también se dedica a vender nieves, pero cuando “agarra el vicio”, se pierde.

Apenas este martes 3 de abril, el padre de Fernando buscó ayuda en el Hospital Regional de Coatzacoalcos, ahí lo aceptaron y mantuvieron bajo observación; sin embargo, el joven se tornó agresivo y tuvieron que darle de alta para evitar alguna situación que pusiera en riesgo la integridad de pacientes y trabajadores.

Hasta el momento el único apoyo que esta familia ha recibido ha sido la de la Secretaría de Seguridad Pública.

“Los policías nos ayudaron a llevarlo a un anexo en Rancho Alegre, ayer, porque lo llevamos encadenado a la mecedora, pero pues no lo quisieron aceptar y se comprometieron a traernos a un psiquiatra el día de hoy para valorar a Fernando y entonces saber a ciencia cierta qué es lo que necesita”, sostuvo.