JESUS ROMERO: MAESTRO DEL JUICIO ORAL

15 enero 2016 | 20:19 hrs |

Tomás Mundo

A escasos 154 días para que entre en vigor la reforma una asignatura pendiente, y que todos, tanto autoridades como operadores del sistema coinciden es el tema de la capacitación, pero la misma debe darse dentro de los parámetros de la verdadera capacitación.

Cuando digo esto tengo mis bases para sostenerlo.

En México a partir de 2008 que se dio la reforma constitucional penal, y que se dio, en uno de los transitorios, OCHO AÑOS DE VACATIO LEGIS, esto es, tiempo para que los gobiernos adecuaran sus instalaciones, estructura, y que se capacitarán a los operadores del sistema que menciona el artículo 105 del Código Nacional de Procedimientos Penales.

Y nadie, o casi nadie, se preocupó por la reforma penal, pero eso si, aparecieron toda clase de expertos en la materia penal oral, casi nadie sabíamos derecho, pero todos somos expertos en juicios orales.

Y maestros, ni hablar, cualquier cantidad de “expertos en juicios orales”, quienes ya con la credencial expedida por setec, ya eran o son expertos en el sistema.

Imaginemos por un momento a los jueces del Estado de México, donde todavía no entra en vigor el Código Nacional de Procedimientos Penales, se rigen por su propio código; allá ellos, los jueces permiten que lea la fiscalía, que lea la defensa, y por supuesto que lean ellos; y

¿Dónde está entonces la vigencia del artículo 44 del Código Nacional?

Este artículo exige la oralidad en el juicio.

Y están pidiendo que los abogados litigantes acrediten con la certificación de SETEC para poder litigar; dos errores garrafales: por principio violentan el artículo 44 del Código Nacional; y después, el artículo 5 de la Carta Magna, pues todavía no existe en México la certificación obligatorio.

Y esa certificación de SETEC es para demostrar que está uno capacitado para dar clases, nadamás.

Por eso, la importancia de la capacitación, pero capacitación verdadera, uno de esos maestros es el doctor JESÚS ROMERO, jefe de defensores públicos de San Diego, California.

Quien nos ha enseñado la verdadera técnica del litigio oral, con mas de 26 años de experiencia, litigando diario en los tribunales de California; gracias a esas continuas enseñanzas hemos aprendido a litigar ante los tribunales de pie, no de rodillas.

Gracias a los distintos cursos que nos ha impartido hemos aprendido la verdadera técnica del contra examen; cómo llevar con éxito un verdadero contrainterrogatorio; como saber interrogar a testigos hostiles; como saber interrogar a testigos frágiles; como saber conducir con éxito un contra examen a policías, como sacarle la información a los informantes.

En fin, todo lo que significa la parte medular del juicio oral. Y todo, precisamente, en forma oral.

Y algo muy importante, gracias al maestro Jesús Romero muchos latinos hemos recibido capacitación adecuada, me refiero a defensores tanto públicos como privados, fiscales.

Gracias a el, sabemos como conducir con éxito un examen directo, o interrogatorio; pero también sabemos como objetar y evitar que una prueba que dañe nuestra teoría del caso ingrese para su valoración, porque una vez ingresando, el juez debe darle el valor que corresponda.

Pero creo que el verdadero agradecimiento de muchos latinos al maestro JESÚS ROMERO, es que con esa verdadera y real capacitación que nos ha dado podremos, dado el rol que nos toque dentro del sistema adversarial cumplir con los anhelos de la reforma penal: proteger al inocente y procurar que el culpable no quede impune.

O en palabras de la jurisprudencia Berger versus United States U.S 78 (1968):

“El fiscal es un siervo de la ley con un propósito dual: el culpable no escapará y el inocente no sufrirá”

El 18 de junio aterrizará en Veracruz, con éxito, el nuevo sistema de justicia penal; y en mucho coadyuvarán la presencia y los conocimientos del maestro JESÚS ROMERO.