Jefes de Kansas vencen sorpresivamente a Patriotas

Con un Alex Smith en modo “Tom Brady”, los Jefes de Kansas City le abollaron la corona a los Patriotas de Nueva Inglaterra

Foto: web
8 septiembre 2017 | 11:58 hrs | Esto.com

Con un Alex Smith en modo “Tom Brady”, los Jefes de Kansas City le abollaron la corona a los Patriotas de Nueva Inglaterra, al vencerlos de manera sorpresiva 42-27 en lo que fue el juego inaugural de la temporada 2017 de la NFL.

EL PARTIDO

La noche en el Gillette empezó complicada para Kansas City. Y es que para ser honestos es difícil que el escenario depare otra cosa. Nueva Inglaterra llegó al Kickoff como favorito y así se comportó en las primeras series. Fue el corredor Mike Gillislee (3 TD, 45 yds) la principal arma de la ofensiva local, y fue precisamente él quien abrió el marcador con un acarreo en zona de gol.

El augurio para los Jefes no podía ser peor. Un fumble apenas después de irse abajo en el marcador encendió las alarmas, sin embargo, la defensa se comportó a la altura y después un Alex Smith (4 TD, 368 yds) inspirado salió a hacer lo suyo. Con pases cortos le devolvió la confianza a los suyos y pronto llegó el empate. Con un pase al ala cerrada Demetrius Harris.

Con el marcador igualado ambos equipos lograron mantenerse en el juego. Como el presupuesto indica, fue Nueva Inglaterra quien mostró más empuje, aunque no el necesario para decantar finalmente la inercia del partido a su favor. Tom Brady (0 TD, 270 yds) no salió en su mejor noche.

Quizá la ausencia de Julian Edelman, uno de sus hombres favoritos, pesó demasiado. Aún así, el mariscal intentó darle bola a todos sus receptores. Kansas, por su parte, supo neutralizar al siempre peligroso Rob Gronkowski, quien poco pudo hacer en la primera mitad. Ante esto, Mike Gillislee cargó con el peso ofensivo para ampliar la ventaja 17-7. Los Jefes supieron reaccionar a tiempo, para recortar la desventaja justo antes de terminar el primer medio con un touchdown de Kareem Hunt.

La segunda mitad fue un auténtico duelo de volteretas. Cuestión de buenas defensas o buenas ofensivas, según el cristal por donde se le mire. Lo cierto es que cuando un equipo tenía la ventaja le era imposible separarse por completo, y así se fueron los minutos.

Fue un Alex Smith inspirado quien decidió dar un paso al frente cuando nadie lo esperaba, con un pase profundo que encontró las manos del veloz Hill. Kansas tomó la ventaja y después pudo dar un nuevo golpe de autoridad, pero la defensa de los Patriotas frenó a la hora buena para mantener a los suyos en el partido.

Ante el atasco, Brady supo ver que la clave no se encontraba por aire, sino por tierra, por lo que nuevamente dejó las llaves de la voltereta en el corredor Gillislee. Después Gostkowski dio la impresión de poner tierra de por medio con un gol de campo de 31 yardas.

Finalmente, dentro de la locura, Alex Smith y compañía dieron el golpe definitivo con una actuación que seguramente será recordada por años. Primero fue el novato Kareem Hunt quien ingresó en las diagonales con un acarreo de cuatro yardas, y después, Charcandrick West liquidó las acciones con una corrida de 21 yardas que dejó congelados a todos los presentes en el Gillette Stadium. La primera sorpresa de la temporada tiene nombre y apellido.