Japón, Australia y Malasia descartan cambiar el TPP para incluir de nuevo a EE UU

México abre la puerta a que la primera potencia mundial se reenganche al acuerdo comercial después de que Trump ordenase a su equipo que estudiase la posibilidad

14 abril 2018 | 18:21 hrs | El Pais

México abre la puerta a que Estados Unidos se reenganche al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) poco más de un año después de que Donald Trump sacase a su país del mundo. El presidente mexicano Enrique Peña Nieto abrió la puerta al retorno de su primer socio comercial al acuerdo, tres países clave de Asia-Pacífico —Japón, Australia y Malasia— optaron por la cautela y rechazan eventuales modificaciones. El cruce de declaraciones llega un día después de que el presidente estadounidense pidiese a sus asesores el retorno de su país al TPP ante el creciente nerviosismo por una guerra comercial con China.

“Ahí esta la puerta abierta para que Estados Unidos repiense y aproveche la ventana de oportunidades”, sugirió Enrique Peña Nieto en Lima. Acto seguido llegaba el no japonés, australiano y malasio: “Acogemos el retorno de EE UU a la mesa, pero no veo ningún deseo para ninguna renegociación material del TPP-11 [su nuevo acrónimo, después de que la salida de EE UU dejase  el acuerdo comercial en 11 Estados miembros]”, dijo el ministro de Comercio australiano, Steven Ciobo, en declaraciones recogidas por Bloomberg. Su homólogo japonés, Toshimitsu Motegi, tampoco aceptó cambios en un instrumento que considera “equilibrado, como un frágil florero”. Los titulares de Comercio e Industria de Malasia se expresaron en la misma dirección, según la agencia de noticias.

En el foro, Peña Nieto dijo que su país ha podido trabajar en la “modernización” del libre comercio. “México es un país que no cree en el aislamiento ni en el proteccionismo. Creemos firmemente en la competencia con el mundo entero”, comentó durante un panel compartido con el mandatario colombiano Juan Manuel Santos.“Al amparo de este modelo que ha creado crecimiento para nuestro país en las últimas tres décadas, hemos sido parte en las negociaciones de libre comercio con Norteamérica, la Unión Europea, la Alianza del Pacífico (con Chile, Colombia y Perú) y el Tratatado Transpacífico a 11 tras el abandono de EE UU (TPP-11). Trump ha dicho que podría revisar su posición acerca del nuevo tratado Transpacífico, firmado en Chile en marzo, una alianza de la que se desmarcó en diciembre de 2016 cuando estaba por firmarse el TPP. Preguntado por el moderador Peña Nieto contestó: “ahí esta la puerta abierta para que Estados Unidos repiense y aproveche la ventana de oportunidades”.

Horas antes de la inauguración de la Cumbre de las Américas, el mensaje contra el proteccionismo comercial que promueve Donald Trump, ausente en la cita, fue el punto de confluencia de los políticos del continente, incluso ubicados en las antípodas, como el primer ministro canadiense Justin Trudeau; el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, y el presidente de Bolivia, Evo Morales.“La naturaleza cambiante del mundo requiere de más integración y más alianzas, no menos. Tenemos que levantar las barreras comerciales e integrar las cadenas de producción”, planteó Trudeau a una audiencia de autoridades políticas y hombres de negocios del continente en el segundo día del Diálogo Empresarial de las Américas, organizado en Lima por el Banco Interamericano de Desarrollo.

“La forma para crear crecimiento en el continente americano y avanzar como líderes en los negocios, la política y la sociedad es ser constructores de puentes. Hemos negociado acuerdos económicos con Europa y Asia, y estamos enviando una señal clara de que grandes cosas se pueden lograr en Canadá”, añadió el jefe de Estado. Trudeau se refirió a un contexto creciente de interconexión de nuevas economías en el que se debe “fortalecer más oportunidades de negocio en todas partes”.

Además, aludió a un “progreso” en la negociación en curso para la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) que le une con México y Estados Unidos desde 1994, que sufrió un retroceso desde que Trump asumió la presidencia y planteó otras condiciones, como la imposición de aranceles en defensa de la industria estadounidense de autopartes, entre otras. Además, el presidente de los EEUU anunció medidas similares contra productos chinos, lo cual puede conducir a una guerra comercial que afecte al resto del mundo.

Minutos antes, en el mismo evento, el mandatario boliviano se expresó contra las políticas “neoproteccionistas y los muros físicos y legales” que afectan la circulación de la producción.“Bajo un supuesto de liberalización del comercio, las grandes potencias nos obligan a competir desde planos desiguales, mientras aplican un modelo neoproteccionista que restringe el ingreso de nuestros productos agrícolas sanos y orgánicos, y defiende su producción subvencionada y transgénica”, cuestionó el político indígena que se ha caracterizado por su defensa de los recursos naturales y de un Estado fuerte.

Morales destacó el crecimiento de 5% de la economía boliviana en años recientes, con una política de colaboración entre Estado, corporaciones y comunidades locales.“Que América sea un ejemplo de unión, de paz y de solución a los problemas del mundo. Son tiempos de paz e integración, no de muros físicos ni de muros legales”, dijo.

Minutos después de las declaraciones de los líderes de Bolivia, Canadá y México, el secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross respondió a un par de preguntas de la prensa sobre la posición de su país sobre el TLC y el TPP-11, y mostró una falta de urgencia para concretar las negociaciones. “No tenemos una magia especial para (avanzar con) el TLC en mayo. En julio habrá elecciones presidenciales en México, Canadá tendrá elecciones provinciales, y en noviembre tendremos comicios del Congreso”. Para Ross, será difícil que haya acuerdo sobre un documento de 2.500 páginas antes de fin de año. Acerca del TPP-11 indicó que cuando el presidente Trump decidió el retiro, “Estados Unidos no se estaba separando de una región. Lo dijo en Davos. En las circunstancias apropiadas abriremos una revisión. El presidente Trump está a favor del libre comercio: China y Rusia son mucho más proteccionistas, de lejos, que los EEUU”, aseguró en Lima.