IPE 2016

29 octubre 2017 | 20:11 hrs | Por Juan F. Aguilar de la Llave | Juan F. Aguilar de la Llave

APUNTES SOBRE FINANZAS

El Instituto de Pensiones tiene el destino que se le pronostico desde fines del siglo pasado, no tiene viabilidad financiera, seguramente derivara en los social y la protección que por ley debe de otorgar.

La razón es la misma; el sistema de reparto y beneficios demanda mucho dinero público para su operación; las circunstancias y el entorno han cambiado:
 Mayor esperanza de vida.
 Menor número de cotizantes activos y mayor número de trabajadores jubilados.
 Edad de jubilación bondadosa, es menor a la del IMSS.
 Mayor tiempo de disfrute de la pensión.
 El estado confronta problemas de recursos.
 La reserva técnica del Instituto esta soportada por el adeudo del gobierno de Veracruz y recuperación de préstamos otorgados; el primer caso en los términos del artículo 98 de Ley de Pensiones.
 Disminución de los préstamos a corto plazo que otorga el Instituto.

El Órgano de Fiscalización incluyo en su informe del resultado 2016 un apartado específico al Instituto de Pensiones, así es la relevancia que tiene para la cuenta pública este órgano desconcentrado, incluye información que será publica en cuanto se apruebe el informe.

En varias páginas analiza y detalla la gestión financiera y administrativa incluyendo la información disponible de años anteriores partiendo de 2010.

Concluyendo que es responsabilidad de la actual administración:
1. Recuperar los adeudos millonarios,
2. Transferir los faltantes a la reserva técnica,
3. Revisar las bases de cotización que permitan en el mediano y largo plazo
dar viabilidad a las pensiones
4. Apoyarse en el estudio actuarial de fecha 31 de diciembre de 2016, realizado por Valuaciones Actuariales del Norte S.C.; para la toma de decisiones.

Dentro de los datos relevantes los informes destacan:
Existencia de un déficit anual consistente a partir del año 2010, donde los egresos son superiores a los ingresos siendo los más representativos los años 2010 con 928 millones de pesos y 2016 con 951, casualmente son años de cambio de administración.

En el año 2016 los ingresos por concepto cuotas y aportaciones fue de 3,635 millones de pesos; el pago de pensiones y jubilaciones ascendió a 5,954 millones, existiendo un faltante del 39%, cubierto con el subsidio otorgado por el gobierno del estado con 750 millones y con la aplicación de recursos de la reserva técnica de 1 mil 127 millones de pesos.

El organismo registra en cuenta de balance en el reglón de deudores diversos un saldo de 7 mil 887 millones de pesos a cargo del Gobierno de Veracruz, producto de los faltantes anuales, que congruente a la ley en su artículo 98 tiene la obligación de cubrir.

Incluye como deudores a los organismos incorporados y a municipios con un saldo
de 804 millones de pesos.

El año pasado al hablar del IPE Antonio Gómez Pelegrin dijo:
“Actualmente existen 28,156 pensionados y 96,618 trabajadores en activo con una relación de 3.5 trabajadores activo por cada pensionado, que es insuficiente para sostener el costo de pensiones y jubilaciones que este tipo de pensiones de benéfico, requiere un mínimo de 12 trabadores activos. Que la nómina actual es de 400 millones de pesos, que las aportaciones y patrones es de 259 millones mensuales; por lo que el déficit incluido el aguinaldo es de 2 mil 127 millones de pesos; para lo cual tiene un subsidio presupuestado de 750 millones de pesos, por lo que hay un déficit de 1,477 millones que tiene que poner el estado”.

Los números que refleja en informe del resultado son parecidos_ Trabajadores activos: 96,778, trabajadores jubilados y pensionados 29,563; 3.05 activos por cada pasivo, lo critico es que en 2016 disminuyeron los trabajadores en activo en 1,191 equivalente al 1.2%, por el contrario, los jubilados y pensionados aumentaron en 1,186 que representa el 4.2% nominal; estos números fríos solo indican una tendencia financiera negativa.

La reserva técnica será objeto de análisis futuro; habrá que dejar claro que para Antonio Portilla Vásquez, el Instituto de Pensiones es un cuento viejo, lo conoce en su vida profesional en la Secretaria de Finanzas, en la Contraloría General del Estado y ahora como Auditor Superior; seguramente sabe que no es viable, pero también que no es cosa fácil.

En estas condiciones no tiene futuro, las circunstancias electorales próximas lo salven de la decisión que recomiendan los actuarios.

JFA 29.10.17

*Esta es la opinión personal del columnista.