Investigan fraude en aeropuerto El Lencero

5 diciembre 2016 | 14:28 hrs |

Por: Emilio Gonzalez

Iniciamos la semana con tres temas del Cártel de Veracruz que encabeza el exgobernador Javier Duarte prófugo de la justicia. En el café dicen que como es posible que el diputado local por Córdoba Juan Manuel del Castillo se pasea impune en Xalapa, no obstante de ser acusado de lavado de dinero, junto a su presta nombre José Mora Farías el panadero cordobés que de la noche a la mañana abrió agencias de la marca VOLVO con dinero de dudosa procedencia. Y Ricardo Sandoval Aguilar, exdirector administrativo de los Servicios de Salud (Sesver), promovió un juicio de amparo para evadir a la justicia, tras ser acusado de fraude y desvío de recursos. Aun sigue caliente el caso del Aeropuerto El Lencero, última oficina de Javidu.

En el edificio del Congreso del Estado, le hacen feo a Juan Manuel del Castillo, denunciado por lavar dinero de su jefe Javier Duarte, a través de empresas fantasmas, e invertirlo en agencias de autos VOLVO, a través de José Mora Farías, quien es uno de los tentáculos del Cártel que defraudó la confianza de los veracruzanos.

Aunque “Juanma” adquirió el fuero en forma automática al tomar protesta como diputado, éste no lo protege de delitos federales como los que les investiga la Procuraduría General de la República (PGR). La empresa VOLVO DE MÉXICO, aun no desmiente o aclara cómo es posible que José Mora Farías pueda lavar dinero de Juan Manuel del Castillo, dinero del pueblo de Veracruz.

Ojalá y Héctor Yunes Landa senador y Presidente de la Comisión Anticorrupción en el Senado no proteja al tortillero “Juanma”, a quien debe de caerle todo el peso de la ley.

En Veracruz, demandan castigo para Ricardo Sandoval Aguilar, exdirector administrativo de los Servicios de Salud (Sesver), otras autoridades, ante señalamientos en su contra como responsable del desvío de recursos federales del Seguro Popular de los ejercicios fiscales 2012 y 2013, denuncia que quedó radicada con el número de expediente 920/2016.

Ya en marzo del 2013, el entonces secretario de Salud Juan Antonio Nemi Dib, despidió a Sandoval Aguilar tras detectar una serie de irregularidades en el manejo de recursos.  A su paso por la dependencia interpuso más de 200 denuncias penales por actos de corrupción que detectó, por ejemplo el caso de siete empresas “fantasma” que supuestamente compraban bienes y servicios para la Jurisdicción Sanitaria número V, con sede en Xalapa, mediante las que se desviaron 14 millones de pesos.

Sandoval Aguilar y su asesor Jesús Villegas Ríos fueron acusados como los responsables del “latrocinio” cometido en la dependencia estatal.

Y finalmente, los veracruzanos exigen se investiguen las anomalías en el aeropuerto El Lencero propiedad del gobierno del estado, del pago de servicios de aeronaves fantasmas. Las instalaciones se convirtieron en la última oficina de JAVIDU, donde ya tenía lista un helicóptero o avioneta como el “Señor de los Cielos” para huir con su familia.

Por lo pronto sería prudente una auditoría profunda y la intervención de la Dirección de Aeronáutica Civil al aeropuerto El Lencero, donde se cocinaron tantos fraudes como vuelos de pilotos sin licencia en dos sexenios.

Alcaldes, diputados, senadores, empresarios y políticos lo adularon en su tiempo, hoy le dieron la espalda, pero así es el ser humano, “muerto el rey, viva el rey”.

Los veracruzanos se preguntan: ¿Dónde están aquellos aduladores que aseguraban que Javier sería el mejor gobernador de Veracruz? Y también aquellos que rentaban casa, pedían prestado para pagar la renta, luz y utilizaban el urbano y otros se llevaban sus zapatos de vestir en una bolsa y salían de sus domicilios en tenis para llegar a Palacio de Gobierno, y hoy son millonarios.