Inversionistas locales siguen sin apetito por el país

En el primer trimestre del año, los inversionistas mexicanos transfirieron 4,232 millones de dólares al exterior

27 mayo 2019 | 9:21 hrs | El Economista | Economía

Los inversionistas mexicanos continuaron apostando su capital en el extranjero durante los tres primeros meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y ampliaron el éxodo que comenzó en octubre, de acuerdo con información del Banco de México.

En el primer trimestre del año, los inversionistas mexicanos transfirieron 4,232 millones de dólares al exterior, cifra que multiplica por cuatro la desinversión de capitales observada en el último cuarto del 2018, cuando se registró la salida de 973 millones de dólares.

Al respecto, el economista senior del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) Jonathan Fortun explica que el factor político, tanto nacional como internacional, “ha calado en los participantes del mercado”.

En particular, “hay una percepción de incertidumbre sobre las decisiones del gobierno que recién llega, sobre todo en temas de inversión pública y petróleo que sí han impactado en los tomadores de decisiones, inversionistas domésticos”.

Este comportamiento también parece estar siguiendo una tendencia que se ha mantenido recurrente desde el primer trimestre del 2013, y que evidencia la pérdida de interés por dejar sus recursos aquí.

Al hacer una revisión histórica, de los últimos 23 trimestres, desde octubre del 2017 a diciembre del 2018, se observa que el capital mexicano se mantuvo en el mercado sólo durante cinco trimestres.

En un primer periodo, entre octubre y diciembre del 2013 y el inmediato de enero a marzo del 2014 alentado por la aprobación de la reforma energética. Luego, entre octubre y diciembre del 2015, estimulado por la asignación de los primeros contratos a firmas privadas en el segmento energético. Un tercer lapso positivo de seis meses, desde julio hasta diciembre de 2017, atraídos por el programa de repatriación del fisco.

La economista senior para México en el IIF Paola Figueroa explicó que, desde el 2009, se observa una tendencia mundial a diversificar los portafolios.