Se disparan muertes violentas

Representan tercera causa de mortandad en Poza Rica

Foto: Noreste.
27 diciembre 2016 | 7:48 hrs | Misael Olmedo Sifuentes

Poza Rica, Ver.- Durante el año 2016 aumentó la estadística de muertes violentas en Poza Rica, considerada una de las ciudades más violentas de Veracruz, en donde la inseguridad generó el incremento en las inhumaciones en cementerios municipales, que están en riesgo de agotar su extensión territorial disponible.

De acuerdo con la estadística de la Comisión de Panteones municipal, las muertes violentas repuntaron en este 2016 en comparación con años anteriores, siendo sobre todo un aumento en las inhumaciones en el cementerio Santísima Trinidad.

Durante este 2016  se registraron, de enero a noviembre, un total de 1 mil 67 inhumaciones en el panteón Santísima Trinidad, de las cuales, 110 derivaron por muerte violenta, siendo una de las tres primeras causas de muerte en el municipio, apenas por debajo de víctimas de cáncer y de infarto agudo al miocardio.

Insuficiencia renal, insuficiencia respiratoria, paro cardiorrespiratorio, diabetes, neumonía, desnutrición, VIH, microcefalia, gastroenteritis, broncoaspiración y hasta deshidratación, han sido también causas de muerte en la ciudad.

En el caso del panteón San Lucas, el número de inhumaciones por muertes violentas en enero también aumentó y tan solo en el mes de noviembre, registro más reciente, se realizaron seis entierros relacionados con hechos de violencia.

El panteón Santísima Trinidad se localiza sobre la carretera Poza Rica-Coatzintla, está conformado por 20 hectáreas y se encuentra con una ocupación en un 75 por ciento, por lo que se ha planteado la necesidad de contar con un nuevo espacio para inhumaciones.

En el caso del San Lucas, se ha registrado un aumento de un 20 por ciento mensual en el número de entierros que se realizan, siendo en éste en donde hay una gran demanda por familias de escasos recursos a quienes se les facilitan los espacios para la sepultura de sus difuntos.

En este 2016, en Poza Rica, incrementó el número de personas ejecutadas, enfrentamientos armados y situaciones de inseguridad que se han visto reflejadas en las muertes violentas que en años anteriores no alcanzó ni 100 inhumaciones.