¡Ingobernabilidad!

Por tema inseguridad, Veracruz en la portada del New York Times; en menos de una semana acribillan a un alcalde electo del sur y a uno en funciones del norte

Al llegar los elementos federales, constataron la presencia de varios muertos, en lo que catalogaron como un asalto. Foto: Noreste.
25 noviembre 2017 | 7:52 hrs | Redacción Noreste | Las más vistas

Poza Rica, Ver.- Ante los graves índices de desempleo, pobreza, marginación, corrupción, quebranto financiero, pero principalmente por la imparable y creciente inseguridad, Veracruz padece ingobernabilidad.

Es un hecho innegable que la administración estatal difícilmente podrá salvar su prestigio con buenas intenciones y discursos, porque cada vez son más los ciudadanos que le exigen la solución de los problemas, la realización de obras y la atracción de inversiones que generen empleos.

La violencia en la entidad, los miles de ejecutados y los desaparecidos ha superado lo conocido y alcanzado lo inimaginable, pero más aún, se convirtió en un tema internacional. Apenas el pasado 19 del mes, la problemática ocupó un espacio destacado en la portada del New York Times.

Un día después, el lunes 20 de noviembre, un comando armado integrado por varias decenas de sicarios a bordo de al menos 15 camionetas, cercaron en varias cuadras a la redonda la casa del alcalde de Hidalgotitlán, Santana Cruz Bahena; irrumpieron violentamente con una de las unidades derribando el portón del patio de la vivienda para acto seguido penetrar al hogar e ir directamente por el malogrado alcalde a quien prácticamente lo fusilaron.

Los hechos ocurrieron a plena luz del día, en la zona centro del municipio y ni la policía local, ni la estatal actuaron para evitarlo a pesar de que –dicen los vecinos- dieron parte y solicitaron el auxilio.

Anoche, en una ¿ejecución o confusión? murió acribillado el alcalde de Ixhuatlán de Madero (municipio del norte del estado), Víctor Manuel Espinoza Tolentino, su esposa, Hilda Patricia Carrera Tinoco, así como tres personas más, identificados como sus colaboradores, en la comunidad La Haciendita, municipio de Banderilla, alrededor de las 19:30 horas.

Los primeros informes refieren que los vecinos reportaron al número de emergencias 911 que escuchaban un tiroteo; a la llegada de las fuerzas del orden, encontraron los cadáveres del alcalde y su esposa en el interior de una camioneta doble cabina.

En el interior de una camioneta RAM, fueron encontrados los cuerpos de un hombre y una mujer, mismos que fueron identificados como el presidente de Ixhuatlán de Madero. Foto: Noreste.

Afuera del vehículo, la policía encontró los cadáveres de tres varones que a simple vista no portaban armas. En una acción inusual, hasta el sitio llegaron elementos de la Gendarmería y el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié.

En un comunicado emitido por el Gobierno del Estado, fue confirmado el asesinato del alcalde, su esposa y tres personas más que lo acompañaban, en un camino de terracería ubicado a las afueras del municipio de Banderilla. En la misiva a las redacciones se indicó que los primeros datos indican que pudo tratarse de un asalto y que la Fiscalía General ya inició las investigaciones para dar con los responsables de este asesinato, mientras que por redes sociales se difundió que pudieron haber sido confundidos. ¿Por quién o quiénes?, resultará muy interesante saberlo.

El gobierno veracruzano lamentó profundamente este crimen y aseguró que en coordinación con las corporaciones federales fortalecerá los operativos de seguridad en la zona conurbada de Xalapa”.

El periódico Reforma, a caso el más influyente diario capitalino, dio cuenta que “Veracruz atraviesa una ola de violencia en ciudades como Xalapa, Veracruz, Poza Rica, Tuxpan, Tierra Blanca, Coatzacoalcos y Minatitlán, este último cercano a Hidalgotitlán”.

Cabe recordar que desde el año pasado, el senador peroteño José Francisco Yunes Zorrilla alertó de la ingobernabilidad en Veracruz, desde que el entonces gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares sostenía una guerra mediática y legal con el tristemente célebre, Javier Duarte de Ochoa.

Yunes Zorrilla fue claro entonces al apuntar que enfrascarse en peleas políticas, derivaba en el descuido de los problemas de la entidad y que no se aprovechaba la disposición de la Presidencia de la República para apoyar sectores como el ganadero e industrial.

Desde Pánuco hasta las Choapas no hay empleos, cierran todo tipo de empresas, los ciudadanos se manifiestan exigiendo pagos por adeudos pendientes u obras necesarias y en muchos de los casos son reprimidos.

A nivel internacional situaciones similares han derivado en una guerrilla o en una dictadura y ejemplos sobran.

Hace un par de semanas el dirigente estatal del Partido Acción Nacional, José de Jesús Mancha Alarcón, fue honesto y declaró a Noreste que en este primer año de gobierno, Miguel Ángel Yunes Linares nos queda a deber en materia de seguridad.

La muerte ronda el estado y no respeta sexo, edad, profesión ni posición social y todos los días cobra las vidas de albañiles, taxistas, mecánicos, estudiantes, médicos, empresarios, alcaldes electos y hasta alcaldes en funciones como el de Ixhuatlán de Madero, lo que impacta fuertemente en el ámbito económico por la vía de la disminución de las inversiones, no sólo desde el extranjero sino también de las medianas y pequeñas del país.

También el diario Reforma refiere que “sólo de enero a octubre suman mil 382 averiguaciones previas por homicidios dolosos, 39% más que en el mismo periodo de 2016, cuando se registraron 993 carpetas de investigación por el mismo delito”.