Informes propagandísticos

3 septiembre 2017 | 23:06 hrs | Por Javier Roldán Dávila

La insoslayable brevedad

La ineficacia siempre nos mantendrá como el país del futuro

Si tenemos la paciencia y el estómago de escuchar un informe gubernamental de labores, confirmaremos lo sabido: es una retahíla de buenos deseos y de muchas mentiras.

Entonces, preguntamos: ¿se pueden superar las lacras sociales que nos aquejan si de entrada no las reconocemos?

Si el gerente de un comercio presenta resultados impecables a la junta de consejeros, pero los libros contables dicen otra cosa, resulta lógico que dicho  empleado sea removido y en su caso, se le finquen algún tipo de responsabilidades.

Ese es el meollo del asunto.

En nuestro país, el presidente de la Republica, gobernadores y alcaldes, pueden restregarnos un presunto informe de labores sin mayor sustento y no pasa nada, hay impunidad administrativa y declarativa.

Además, los grupos de poder, en complicidad, avalan todas las estratagemas propagandísticas que nos quieren ‘vender’ un país de maravillas. Entrevistas ‘a modo’ y cientos de miles de spots, son coronados por una ‘alfombra roja’  para cumplir el ceremonial y decretar que todo marcha a la perfección.

Al final, a propósito del V Informe del presidente Peña Nieto, acaban siendo lo que tanta urticaria les produce: populistas.

En efecto, un gobierno que se finca en la propaganda es por definición: autoritario, acrítico.

Y aunque no les guste: PO-PU-LIS-TA.

*Esta es la opinión personal del columnista.