Indolencia de Pemex provoca colapso de vivienda en Francisco Villa, en Papantla

Durante el sismo del 19 de septiembre, un hogar se vino abajo debido al deslizamiento de tierra

Debido a explosiones con dinamita por parte de Pemex, varias viviendas de la comunidad Francisco Villa presentan grave daño en cimientos y paredes, sin que hasta la fecha los afectados no han recibido ninguna ayuda por parte de la empresa productiva del estado. Foto: José Cárdenas.
14 noviembre 2017 | 8:59 hrs | José Cárdenas

Papantla, Ver.- Desde haces más de quince años, los habitantes de la comunidad Francisco Villa sufrieron las afectaciones de sus viviendas por unas explosiones de Pemex, pero nunca recibieron ayuda; ahora las casas siguen teniendo daños en su infraestructura.

Durante el sismo del 19 de septiembre, un hogar se vino abajo debido al deslizamiento de tierra, dejando sin la mitad de su casa a una humilde familia, quienes con total tristeza vieron los destrozos en su patrimonio.

Foto: José Cárdenas.

Inclusive, con el paso de los años varios hogares prácticamente han desaparecido, mientras que otros han quedado sepultados bajo grandes cantidades de tierra, pues la misma continúa deslizándose y temen quedar sepultados dentro de sus hogares.

“Las afectaciones fueron causadas por Pemex, ya que mediante una empresa explotó algunos terrenos con dinamita y las vibraciones provocaron movimientos en la tierra, afectando a decenas de hogares”.

 

“Sin embargo, ahora no quieren hacerse responsables de lo causado, por lo que pedimos una respuesta a nuestro favor; de lo contrario, tomaremos otras medidas”, expresaron los habitantes.

Con temor, los habitantes de Francisco Villa siguen habitando en sus casas dañadas; en tanto, esperan que las autoridades municipales los asesoren en busca de una solución. Foto: José Cárdenas.

Cabe mencionar que luego de las explosiones, el personal de Pemex acudió a cada uno de los hogares en donde observaron el estado de las paredes, mismas que presentan cuarteaduras y muchas de estas amenazan con derrumbarse, además de que las casas presentan socavamiento; pero nunca pasó nada, todo quedó en el olvido.

Se logró constatar que varias viviendas han sido abandonadas, ya que sus ocupantes han salido despavoridos de las mismas, ante el temor de morir aplastados por los pesados bloques de concreto, pues de manera continua escuchaban estruendos provocados por el mal estado de las infraestructuras.