Indira, ¿la mapacha mayor de Miguel Ángel?

20 febrero 2018 | 9:48 hrs |

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

Toda una sorpresa resultó que a Indira Rosales le dieran la posición número 3 de la lista de aspirantes plurinominales al Senado de la República, dejando atrás a otros insignes panistas.

La posición entregada a la ahora exsecretaria de Desarrollo Social del gobierno del estado, es una muestra de que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares le ha metido recursos en buena medida a la campaña de Ricardo Anaya.

De hecho sigue circulando una grabación donde Ricardo Anaya y Miguel Ángel Yunes hablan de “números” (que se entienden como dinero) que el ahora gobernador de Veracruz se comprometió a entregar, incluso por arriba de lo que le pidió el ahora aspirante a la presidencia de la República por el PAN (si quiere escuchar el audio está en https://youtu.be/FkDvhBQL8Zg ).

La relación “política” y “profunda” entre ambos, es ya de hace bastante tiempo.

Pues bien Miguel Ángel Yunes le dio esta posición a Indira Rosales San Román, porque ella se volvió su principal “operadora” en el gobierno del estado.

Indira Rosales armó una estructura en la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de Veracruz que supuestamente era para la aplicación de los programas sociales de esa dependencia, los cuales al final se redujeron sólo a uno: la entrega de despensas.

Para hacer la operación contrataron un ejército de “operativos” para realizar la talacha, los cuales se repartieron por todo el estado: 934, en total, de acuerdo con la información proporcionada por la misma Sedesol Veracruz en respuesta a la solicitud de acceso a la información número 01533917

Cuando Miguel Ángel llegó al gobierno del estado sólo había 2 empleados con ésta denominación en la Secretaría de Desarrollo Social. Indira Rosales contrató a otros 932.

Demasiados.

Tantos que muchos no tienen un escritorio asignado, ni siquiera una silla, porque el inventario de muebles de la Sedesol Veracruz, tiene menos sillas y menos escritorios que ese número.

Para “controlarlos” o “coordinarlos”, también contrataron a más jefes de oficina, los cuales pasaron de 37 que había al finalizar el gobierno anterior, a 77 que existían al 30 de septiembre de 2017.

Pero además a los jefes de oficina les aumentó el sueldo, pues antes percibían en promedio 18,8441 pesos mensuales y en septiembre ya les daban 20,746 pesos.

A los “operativos”, en cambio, de ganar 10,011 pesos mensuales, les redujeron a 8,091; y eso que ellos son los que hacen el trabajo pesado.

Esta estructura, según los adversarios políticos de Miguel Ángel, servirá de base para las acciones electorales para la elección de éste año, tanto para la gubernatura de Veracruz, como para la Presidencia de la República.

Ellos son los que tienen las listas de beneficiarios de los programas sociales y son los que conocen a los dirigentes populares.

Por eso es que a Indira le dieron la posición plurinominal, para que ella pueda encargarse de controlar a ese pequeño ejército de “operativos” de la Sedesol Veracruz, para que actúen como operadores electorales a favor del PAN.

Pero nada más del PAN. Ni siquiera para los otros dos partidos con los que van en coalición, a los cuales Miguel Ángel trata de dejar lo más atrás posible, para que tengan votaciones bajas y jalar todos los votos para el lado de Acción Nacional.

Por eso es que a Indira Rosales ahora le dicen sus contrincantes “la mapacha mayor de Miguel Ángel”.

¿Será verdad ésto?

El tiempo, y las campañas electorales lo develaran.

 

LOS GASTOS DE NÓMINA DE SEDESOL NO CUADRAN. Pero por mientras, los gastos de nómina de la Sedesol no cuadran.

De acuerdo con la respuesta otorgada, la Sedesol Veracruz debió erogar durante 2017, cada mes, 12 millones 945 mil 800 pesos, para un total de 155 millones 349 mil 606 pesos en el año.

Sin embargo, el Cuarto Informe Trimestral del Gasto Público 2017, anota que en esa dependencia se gastaron el año pasado 241 millones 115 mil 824 pesos. Una diferencia de 85 millones 766 mil pesos.

¿En qué se fue todo ese dinero de más en servicios personales?.

¿Compensaciones y bonos para el personal?. Mucho dinero.

Pero esos casi 86 millones de pesos alcanzarían para haberle pagado el año pasado a otros 883 “operativos” más cada mes.

Es decir (si el dinero lo utilizaron para contratar a más “operativos”) en promedio habrían manejado un ejército de 1,817, cada mes.

De hecho la Sedesol tuvo un incremento de 132 millones sobre el presupuesto original que debía ejercer para servicios personales. Algo así como un 120 por ciento más.

En contraste, la misma dependencia eliminó todo el gasto de “inversión pública” para 2017, que eran 411 millones 705 mil pesos. Por eso no hicieron nada realmente benéfico para las comunidades, y en cambio incrementaron el rubro de “transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas”, hasta 354 millones de pesos, que se manejan como dinero liquido y que por lo mismo se puede diluir más fácilmente.

Si hubiera transparencia, hoy mismo deberíamos saber en qué se gastó el dinero.

Pero como no la hay (y una muestra de ello son los datos cruzados de dos documentos oficiales) tal vez nunca lo sepamos.

Por todo esto, entre otras cosas, es que a Indira le dieron esa posición plurinominal y por la que sus contrincantes y detractores ya empiezan a llamarla “la mapacha mayor” de Miguel Ángel.

¿Será cierto?

 

MIGUEL ÁNGEL DESMIENTE QUE LA ELECCIÓN ÉSTE PACTADA. Paradójicamente, con la nominación de Indira Rosales en ese lugar, Miguel Ángel Yunes desmintió una versión que antes propalaron con amplitud: Que la elección estaba pactada, para dejar ganar a Miguel chico y que a cambio operarían para que ganase José Antonio Meade en el estado.

Su intención de crear el imaginario de que Pepe Yunes estaba perdido se vino abajo con esto.

Hoy, con los antecedentes de la “amplia colaboración” que existe entre Ricardo Anaya y Miguel Ángel Yunes, que Indira éste en el número 3 de la lista plurinominal, significa que existe un amplio compromiso del gobernador de Veracruz con el candidato presidencial del PAN y sus aliados.

Así pues, la versión que dejaron correr y que buscaron implantar de que la elección estaba pactada para que ganase en Veracruz Miguelito, es falsa.

De hecho tanto Miguel Ángel Yunes como Ricardo Anaya sienten que las cosas no marchan tan bien como quisieran y por eso utilizan ese tipo de estrategias, que el primer lugar que dicen tener en Veracruz bien puede ser el segundo… o hasta el tercero.

Así pues, cuando Miguel Ángel y sus aliados dicen que ya ganaron Veracruz, lo suyo son más que nada esperanzas y ganas de creer.

Esta es opinión personal del columnista.