Incondicional de Barrales hunde a la UPN

Coordinadora de Unidades Regionales fue impuesta por la SEV en este año pese a carecer del perfil requerido para el cargo; sólo tiene experiencia en preescolar y enseñanza media

Yolanda Rendón Hernández
16 octubre 2017 | 19:18 hrs | Redacción Noreste

Xalapa, Ver.- A 39 años de su creación, hoy la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) en Veracruz se encuentra hundida y al borde del colapso, por encontrarse en manos de Yolanda Rendón Hernández, perredista incondicional de María Alejandra Barrales Magdaleno, dirigente nacional del partido del sol azteca, quien la recomendó para el puesto con Enrique Pérez Rodríguez, titular de la SEV en Veracruz.

Personal docente y administrativo de la UPN califican de inepta e incompetente para el cargo a la actual Coordinadora de Unidades Regionales quien en sus redes sociales personales señala que tiene experiencia en preescolar y en enseñanza media, no así en educación superior.

Asimismo reconoce su falta de manejo de la tecnología y tener apenas conocimientos básicos, aunque se jacta de tener una maestría, de la cual no aparece cédula profesional en el Registro Nacional de Profesiones.

De acuerdo al coordinador de la Maestría en Educación del plantel 303 en Poza Rica, Miguel Ángel Zumaya Román, la mayoría de los trabajadores en las unidades regionales de todo el estado presentan un retraso en sus pagos de entre tres y cuatro años.

“Específicamente en Poza Rica laboran 70 trabajadores y la mayoría no han recibido en tiempo y forma sus pagos; en mayo de este año, se presentó un pliego de peticiones de los adeudos y llevado evidencias de los trámites pendientes ante las autoridades de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) sin que a la fecha se les haya dado respuesta.

A esto se suma la inoperante funcionalidad de algunos planteles, así como el rezago de elementos para brindar clases y ajustarse a las normativas establecidas a nivel federal, así lo señaló el administrativo de la UPN plantel 302 Veracruz, Juan Carlos Galindo García, quien en recientes días se manifestó junto a docentes y alumnos para exigir la atención de las autoridades puesto que la unidad corre riesgo del colapso al verse afectada de manera severa luego de los sismos ocurridos en el mes pasado.

“No tenemos donde dar clases, se ven afectados más de 500 alumnos. Los administrativos no podemos brindar la atención adecuada debido a que no se ha rehabilitado el inmueble como es debido y ahora tenemos que dar clases afuera de las aulas, moviéndonos del edificio sede”.

Administrativos y alumnos señalan que no se cuenta con equipo de cómputo adecuado, internet de calidad, pantallas ni cañones para cubrir con los programas establecidos.
Si bien la UPN recibe dinero de la federación y del fondo revolvente del ingreso de la matricula estudiantil, ese dinero pasa a la SEV en donde se distribuye a conveniencia sin cubrir con el 100 por ciento de las necesidades.

Por ello, personal de base ha exigido dar seguimiento al oficio SEMyS/01332/2015, en donde se propone analizar la descentralización de las Unidades Regionales, para así respetar la autonomía universitaria.

Yolanda Rendón Hernández

Vale la pena destacar que desde 1992, año en el que se estableció la Modernización Educativa, las cinco Unidades Regionales de la UPN en el estado (Xalapa, Veracruz, Poza Rica, Orizaba y Coatzacoalcos) fueron transferidas con todos los derechos y obligaciones que los trabajadores habían adquirido desde su fundación.

Sin embargo, esto no se ha respetado en su totalidad, dejando de lado las prestaciones económicas y laborales de los trabajadores, reflejándose dicha situación en paros y manifestaciones como la realizada en el plantel 304 Orizaba, donde se han visto afectados 40 empleados, tal como lo señaló el secretario de la organización sindical, Alfredo Bazán Flores.

Aunado a esto, los trabajadores de las cinco sedes exigen que los cargos al interior de la UPN sean ocupados por personal competente, que cuente con el nivel de estudios que se exige para el cargo y que pertenezca al programa federal, tal como lo señala la normatividad.

Cédula de Yolanda Rendón

Reiteraron que es ineficiente el desempeño realizado por la hoy coordinadora de las Unidades Regionales, Yolanda Rendón Hernández, quien no toma en cuenta los reglamentos internos por falta de conocimiento de las normatividades de una institución con lineamientos federales, entorpeciendo así la tramitología y procesos a seguir.

Yolanda Rendón Hernández cuenta con estudios de Licenciatura en Educación Secundaria con Especialidad en Formación Cívica y Ética mismos que se hacen constar en el padrón de cédulas profesionales con de registro 5148421; sin embargo, este perfil que no empata con el cargo que hoy ocupa, pues no cuenta con experiencia a nivel superior, tal como lo califican los empleados al interior de la UPN, sin embargo se mantiene en el cargo por haber ocupados diversos cargos partidistas en el PRD y ser recomendada de Alejandra Barrales, quien tras el triunfo del PAN-PRD en Veracruz peleó posiciones para sí.

Foto: Especial

En oficio fechado el 3 de mayo de este año, dirigido al secretario general de la Sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Veracruz, Lázaro Medina Barragán, se exige la destitución de la hoy Coordinadora de las Unidades Regionales.

Rendón Hernández, quien ocupa el cargo desde enero de este año, se alinea a las políticas estatales, dejando de lado la operatividad y normativas con las que hasta la fecha se había venido manejando la UPN.

Coordinador de Unidades UPN

“Yolanda Rendón Hernández, maneja la coordinación como si fuera una supervisión educativa de nivel básico, afectando severamente el manejo de la institución, tal como señalan los empleados de las Unidades Regionales”, expresaron.

Por si no fuera suficiente con su caso, la hoy Coordinadora impuso a doce personas para ocupar cargos dentro de la UPN y aunque la norma dice que deben ser maestros federales a ella no le importa transgredir las disposiciones. Todos estos conflictos han ocasionado que la matrícula se desplome en un 50%.