Imposición de ceniza no sirve para curar enfermedades o enderezar jorobados: sacerdote

Desde las 7 de la mañana y hasta las 10 de la noche se realizará en las parroquias, y rectorías la imposición de ceniza

Imagen ilustrativa
1 marzo 2017 | 11:18 hrs | Emilio González Gómez

Orizaba, Ver.- La imposición de ceniza a fieles católicos no sirve para curar enfermedades, cumplir caprichos o enderezar jorobados, es la manifestación del compromiso del proceso de conversión, dijo el vocero de la diócesis de Orizaba, presbítero, Helkyn Enrique Báez.

Desde las 7 de la mañana y hasta las 10 de la noche se realizará en las parroquias, y rectorías la imposición de ceniza entre la grey católica del valle de Orizaba.

LA HISTORIA
Los judíos acostumbraban a echarse ceniza sobre la cabeza para indicar que estaban en penitencia y los cristianos empezaron a tomar esa costumbre al empezar la cuaresma.

Se pone al principio de la cuaresma, ya que cuaresma significa 40 días de preparación hasta la Pascua. Es un tiempo de conversión, es decir de volver a Dios, de quien nos hemos alejado.

La ceniza significa que es polvo, es lo que queda de un desperdicio cuando se quema. Por ello nosotros somos débiles, frágiles. En cualquier momento podemos morir. Por ser polvo podemos llegar a convertirnos en Cristo que es vida eterna y alegría completa.

En los primeros siglos del cristianismo la preparación a la fiesta de Pascua comenzaba con el primer domingo de Cuaresma. Poco después, para completar la cuarentena, el miércoles de ceniza comenzó a ser la puerta de entrada a la cuaresma.

Cuando participamos de la imposición solos, debemos recordar y fijarnos en todos los elementos que componen la celebración, es importante que en todos ellos vayamos descubriendo a Dios mismo, que nos ama y nos invita a ser cada día mejores cristianos y personas. Al momento de recibir la ceniza es bueno ir pensando una serie de propósitos personales que podamos cumplir durante la cuaresma, como podría ser algunos sacrificios de cosas que más nos agraden y que ofreceremos con gusto para que podamos alejar de nuestras mentes todo deseo malo de alejarnos de Dios y de nuestros seres queridos.