Impera trueque de niñas en Zongolica

Las suelen intercambiar para matrimonio por un asno, alcohol, terrenos o cartones de cerveza

Imagen ilustrativa
16 septiembre 2016 | 13:32 hrs | Emilio González Gómez

Tequila, Ver.- En comunidades de la sierra de Zongolica impera el trueque de niñas para matrimonio. El virtual esposo entrega un asno, alcohol, terreno o cartones de cerveza al padre de la futura pareja. Es una realidad que aun no se erradica por ser una costumbre entre los indígenas nahuas.

En poblaciones de alta marginalidad, y pobreza extrema es permisible, y hasta promovido, el casamiento entre menores de edad y el intercambio objetos materiales por la próxima pareja.

Ya casadas las madres de familia tienen que desarrollar las condiciones más adversas, por ejemplo acarrear el agua, cuidar a los niños, cocinar y trabajar en el campo.

En esta “costumbre” evidentemente se resalta la alta discriminación en que viven las niñas indígenas cuya infancia y formación se ve interrumpida de manera violenta y traumática.

El matrimonio de adolescentes con adultos, antes de los quince años y la entrega por parte de los familiares mediante el trueque de una vaca, un terreno, o alcohol, violenta la dignidad y los derechos humanos de las involucradas, sostiene Bertho Xocua Méndez presidente del Comité de los Pueblos Indígenas de la Sierra de Zongolica.

“Quienes sufren estos flagelos son vistos como mercancías, como objetos del deseo, no como sujetos de derecho. En esa práctica no es importante lo que pase con ellas y menos se toma en cuenta su sufrimiento sino son usadas para resolver las situaciones económicas que impera en sus familias”, agregó el entrevistado.

“Las niñas son mercancía de bajo precio que en el mejor de los casos resuelve algún problema familiar” sostuvo.

En términos de tradición y cultura el trueque de niñas para el matrimonio es una práctica tolerada por el esquema de “usos y costumbres” pero en términos de derechos humanos y modernidad resulta inaceptable, acusó.