Iglesia explotaba a indigentes en EU

La iglesia Ministerios del Valle Imperial, en la comunidad de El Centro, obligaba a 40 indigentes a pedir limosnas durante nueve horas diarias seis días a la semana

Foto: Google Maps
12 septiembre 2019 | 7:57 hrs | Excelsior | Mundo

San Diego, Cal.- Una iglesia en California se convirtió en un centro de explotación laboral.

La iglesia Ministerios del Valle Imperial, en la comunidad de El Centro, obligaba a 40 indigentes a pedir limosnas durante nueve horas diarias seis días a la semana. Además, los obligaba a entregar lo que recibían en las calles.

Tras esto, ayer, la Oficina de Investigaciones Federales (FBI) arrestó a 12 líderes del templo evangélico acusados de explotación laboral y financiera.

El procurador federal para la región fronteriza de California, Robert Brewer, declaró que la iglesia acusada es parte de una red con 30 unidades afiliadas en México y Estados Unidos.

Con promesas de proporcionar a los indigentes lugares para dormir y al menos una comida caliente al día, los religiosos quitaban a las personas sin hogar las tarjetas de asistencia alimenticia que les daba el gobierno para sobrevivir.

Foto: Web

Adicionalmente, retenían todos los documentos que tuvieran los indigentes.

El FBI detalló que les quitaban licencias de conducir, pasaportes y documentos de migración.

Es el peor caso de explotación laboral que hemos visto en la región en muchos años”, señaló Brewer.

Algunas víctimas eran reclutadas en San Diego y Chula Vista California, donde el clima es principalmente templado a lo largo del año.

Posteriormente, eran trasladadas al Valle Imperial de California, donde las temperaturas son extremas durante el año, para obligarlos a necesitar refugio.

Los detenidos, todos con nombres y apellidos hispanos, podrían enfrentar sentencias de 65 años de prisión, por los delitos de conspiración, explotación laboral, servidumbre forzada con uso ilegal de documentos y fraude al sistema federal de asistencia alimenticia.

Foto: Web

Hasta ahora, las autoridades desconocen desde cuándo la iglesia llevaba a cabo esas prácticas.

Estas víctimas estuvieron cautivas, despojadas de sus humildes recursos financieros, de su identificación fiscal, de su libertad y su dignidad”, declaró el encargado regional del FBI, Scott Brunner.

En los lugares a los que obligaban a las víctimas a regresar, las mantenían en cuartos cerrados con ventanas clausuradas.

El caso se conoció cuando una adolescente de 17 años de edad rompió vidrios y maderas de una ventana para escapar a una casa contigua desde donde llamó a la policía.

Al ser arrestados, los detenidos se negaban, según dijeron, a cumplir leyes “que no fueran las de Dios”, declararon.

Con información de Excelsior.