Hombre mata a su esposa; luego se suicida

Los elementos de servicios periciales y ministeriales hicieron su arribo para el levantamiento de los cuerpos

13 septiembre 2019 | 10:13 hrs | Redacción Noreste | Las más vistas

Papantla, Veracruz.- A causa de problemas familiares, un albañil mató a su esposa, para luego ahorcarse, los hechos fueron en la madrugada, sin nadie se diera cuenta, en la orfandad queda un niño y un joven.

Versiones indican que el albañil Humberto Santes Ramírez, de 38 años de edad, desde hacía un tiempo discutía mucho con su esposa a causa de su alcoholismo, por lo que decidió acabar con la existencia de su mujer para luego suicidarse.

Una vecina fue la que descubrió los terribles hechos que se suscitaron la madrugada de este viernes en la calle Isla Cozumel de la colonia El Batán, la gente se arremolinó al saber de la desgracia, comentando que en la madrugada oyeron que discutía la pareja, pero como siempre lo hacían no le dieron importancia.

Fue hasta las primeras horas de hoy cuando como diariamente sucedía la señora Rebeca L. G., de 36 años de edad tenía que bajar a preparar su comida para la venta del día, pero al no hacerlo una vecina la subió a buscar a su domicilio y descubrió los cuerpos inertes tirados en medio de la humilde vivienda.

De inmediato solicitó ayuda de los vecinos, quienes pidieron ayuda a los cuerpos de emergencia, quienes al arribar ya nada pudieron hacer, por lo que solicitaron la presencia de los elementos policiales, quienes llegaron a acordonar el área en espera de servicios periciales.

A la humilde vivienda llegaron los familiares de la mujer quien con lágrimas en los ojos dijeron que se dedicaba a la venta de tacos de guisado en la fuente, con Las Lichitas, por lo que era ampliamente conocida, mientras que el marido era albañil, pero debido a los constantes problemas que tenían por su alcoholismo presumen que esto lo orilló a salir por la puerta falsa.

A la escena llego el hijo mayor de 17 años, refiriendo que en la noche su papá le dijo se fueran a dormir a casa de su abuela, dándole ropa y su lap top, después afirmó, “te quiero”, siendo lo último que el joven escucharía de su papá, sin imaginarse que cobardemente le arrebataría la vida a su mamá.

Los elementos de servicios periciales y ministeriales hicieron su arribo para el levantamiento de los cuerpos, que fueron trasladados al anfiteatro para la necropsia y posteriormente entregarlos a sus familiares para brindarles cristiana sepultura.

.