“Hikari, una poderosa máquina de velocidad” cumplirá 50 representaciones

Es la historia de un niño a quien le han robado su presente y su pasado, y ahora tendrá que adueñarse de su destino

Foto: Área 51
7 febrero 2018 | 22:54 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- “Rosalinda era su nombre de niña, ahora es Nicolás. Es la historia de un niño a quien le han robado su presente y su pasado, y ahora tendrá que adueñarse de su destino. Una historia de cambio de sexo, de pérdidas y de las realidades. Aquí no existen víctimas”, cuenta la sinopsis de “Hikari, una poderosa máquina de velocidad” que el domingo 11 de febrero cumplirá 50 representaciones.

La actriz Karina Meneses, quien da vida a Nicolás Parker, el protagonista del unipersonal que escribió Ana Lucía Ramírez, ofreció varias entrevistas para promocionar la obra que estará en temporada del 8 al 16 de febrero en Área 51 Foro Teatral, el hogar que ha abandonado algunas veces para viajar a otras ciudades.

¿Cuál es la historia de “Hikari”?
Lo peculiar en esta obra es que hay un auto en escena. La historia es contada por mí. El personaje que represento es Nicolás Parker, un hombre de 40 años que ha andado por la vida vagando, quien a los 20 años huyó de su familia porque descubrió una verdad que le habían ocultado y decide escapar.
Después de otro ciclo de 20 años él descubre otro suceso importante, que es como la cúspide de la historia porque se topa con otro personaje que ha sido muy importante en su vida.
La historia va un poco sobre eso y qué onda con la identidad y el respeto que se debe tener hacia este tipo de personas, porque todos tenemos una identidad. Habla también de reconciliarse con uno mismo, de perdonar, de dejar ir y ver qué sigue.

En la inauguración del Festival de Unipersonales del año pasado comentaste que el auto era un personaje más. ¿Por qué?
El auto que está en escena es el que Nicolás roba a sus padres cuando huye de casa y ha sido su compañero de vida: en él ha vivido, en él va y viene a todos lados.
Si el auto hablara sería otra obra de teatro, porque lo hace su amigo, su aliado y su manera de contar la historia; prácticamente a la edad de 40 años no tiene a alguien más que a ese auto, lo cual también da pie a pensar que por algo no lo ha dejado ir, no lo ha dejado tirado por ahí, pues sigue siendo como una ancla a esa familia que tuvo.

¿Qué dificultades implica tener un auto en escena?
Una de las principales es que el auto no te gane, no se coma al actor que está contando la historia. También creo que ha sido todo un reto, porque es un auto que en la vida cotidiana yo uso. Pero, ¿cómo usarlo de una manera teatral?, ¿cómo entra al escenario? y ¿cómo se vuelve un aliado del actor para contar la historia?
Otro reto es que sólo caben 25 espectadores: o cabe el auto o caben más espectadores. Está padre que la gente vaya y descubra por dónde lo metemos y por dónde sale, porque son preguntas que se hace la gente.

Foto: Área 51

¿Dónde se ha presentado “Hikari” y cómo le hacen para mover el auto a estas ciudades?
“Hikari” se ha presentado en el Festival de la Joven Dramaturgia, en Querétaro; el Festival de Teatro y Dramaturgia, en Tijuana; la Muestra Nacional de Teatro, en San Luis Potosí; y el Festival Otras Latitudes, en Ciudad de México. También hemos ido a Oaxaca, San Miguel de Allende y este año vamos a regresar a Ciudad de México a la Carpa Astros.
Llevar el auto a Tijuana no fue tan fácil, más bien hemos conseguido los autos en las diversas entidades de la República Mexicana en las que hemos estado. Aunque hemos querido ser flexibles para no cerrarnos puertas, afortunadamente hemos encontrado el modelo Hikari en todos estos lugares.

¿Este unipersonal también puede ser representado por un hombre o solo debe ser una mujer?
Hay una caracterización. Cuando yo digo que es un personaje de 40 años, tú lo haces, pero cuando lo ve la gente que no me conoce cree que soy un actor y ya cuando me ven salir y termina la obra me dicen tú eres actriz, entonces eso es lo padre.
Una de las encomiendas de Ana Lucía Ramírez, la autora del texto, fue que me propusiera un reto en escena y éste consistió en transformarme y hacer un personaje masculino. Claro que el texto está ahí y como cualquier personaje lo puede hacer un hombre o lo puede hacer otra chica, quien sea.

¿Crees que Nicolás Parker es el personaje más importante en tu carrera actoral?
Ha sido un proyecto muy importante para mí porque es el segundo en que estoy sola en escena, además de que el personaje es entrañable y me ha retado a hacer cosas que no había hecho antes.
Trabajo también en la Compañía Titular de Teatro de la Universidad Veracruzana, que es una compañía de repertorio que me ha propuesto personajes que a veces he venido repitiendo un poco o te encasillan. Entonces uno de los retos era salir de ahí y este personaje me ha permitido hacer eso: presentarme como Karina sola y también he viajado gracias a él.
Sí creo que es uno de los más importantes que he hecho durante mi carrera; aunque hay otro que lo viene siguiendo y es uno que he hecho por diez años justo con la Compañía de Teatro de la Universidad Veracruzana. Son dos amores distintos.

Hikari, una poderosa máquina de velocidad
Clasificación: Dirigido a adolescentes y adultos
Grupo: Área 51
Autoría: Ana Lucía Ramírez
Dirección: Ricardo Rodríguez
Reparto: Karina Meneses
Producción ejecutiva: Rosa Eglantina González
Funciones: Jueves 8 y 15 de febrero, 20:00 horas; viernes 9 y 16 de febrero, 20:00 horas; sábado 10 de febrero, 19:00 horas; y domingo 11 de febrero, 18:00 horas.
Lugar: Área 51 Foro Teatral, ubicado en calle Revolución 307 casi esquina 20 de Noviembre, Colonia Centro.

Foto: Área 51