Han perdido la esperanza de encontrar a sus hijos con vida

12 marzo 2018 | 21:12 hrs | Redacción Noreste | Papantla

Papantla, Ver.- Este lunes se celebró audiencia de los policías municipales involucrados en la desaparición forzada de los tres jóvenes papantecos, el casó se encuentra cerca de cumplir dos años y hasta el momento no se tiene rastro de  los  jóvenes.

En un fuerte operativo, los ocho policías fueron trasladados del Centro de Readaptación Social de esta ciudad a la sala de juicios orales, donde se desarrolló una audiencia más como parte de su proceso.

Se trata de los ex policías, Higinio Bastián Santiago, Rufino Pérez Baltazar, José Luis Ramiro García, Benito Velázquez Jiménez, Reyes León de la Cruz, Mauro Olmedo, José Luis Santiago Ramos y el ex comisario Bernardino Olmedo Castillo.

El fiscal de distrito, Maximino Marín Herrera, en breves palabras dio a conocer que se encuentran en la segunda etapa y final de la vinculación a proceso en el caso de desaparición forzada de tres jóvenes, donde se vieron implicados policías municipales, aseveró que se está desahogando una audiencia más, aunque por la secrecía de la investigación no pueden aportar más información.

En el lugar se presentó la señora Blanca Cruz Nájera, madre de Albergó Uriel Pérez Cruz, quien informó que el próximo 19 de marzo se cumplirán dos años de que su hijo junto con otros dos fueron levantados por elementos de la Policía Municipal, y hasta el momento no se sabe de nada de su paradero,

“Hoy estamos aquí en la segunda etapa del proceso que es el de desahogar pruebas, es lo que se está llevando a cabo, esperemos que pronto se sepa si serán declarados culpables, las autoridades no nos dicen nada y los propios Policías Municipales se quedan callados como desde el principio, estamos a ciegas, aunque sabemos que jamás nos regresaran a nuestros hijos vivos, pero por lo menos queremos saber dónde quedaron”; expresó Cruz Nájera.

Dio a conocer que mediante el colectivo “María Herrera”, han hecho la búsqueda en diferentes partes del municipio y del estado, en fosas clandestinas o donde tiran los cuerpos, pero los seguimos buscando con la esperanza de encontrarlos.