Hallan muerto a sacerdote de la Básilica de Guadalupe, había sido secuestrado

El padre estaba de vacaciones cuando fue privado de su libertad, los familiares pagaron un rescate equivalente de dos millones de dólares

Foto: Web
26 abril 2018 | 16:48 hrs | El Financiero

Cuernavaca, Morelos.- Un sacerdote de la Basílica de Guadalupe fue hallado muerto en Morelos, días después de que aparentemente fue secuestrado, informaron las autoridades.

La Fiscalía General de Morelos dijo que un familiar identificó el cuerpo del padre Moisés Fabila Reyes, de 83 años, quien al parecer murió de un ataque cardíaco. Es el tercer sacerdote en una semana que es asesinado o que muere en medio de circunstancias sospechosas en el país.

La procuraduría informó que los familiares habían reportado ante las autoridades federales en la capital del país que Fabila estaba desaparecido.

El Centro Católico Multimedial informó que el padre estaba de vacaciones cuando fue secuestrado el 3 de abril y que los familiares pagaron un rescate equivalente de dos millones de dólares.

La dependencia estatal a través de un comunicado informó que el domingo pasado, se halló un cuerpo en la colonia Loma Sur que estaba en calidad de desconocido por lo que se iniciaron las indagatorias correspondientes.

Tras la necropsia, la fiscalía determinó como que el cura murió a causa de un infarto agudo al miocardio.

Además, agregó que de acuerdos a las versiones periodísticas, los familiares de Fabila Reyes acudieron a la Unidad Especializada en el Combate al Secuestro en la Ciudad de México.

Sin embargo la fiscalía no ha tenido contacto con la dependencia federal; además indicó que no hay denuncias sobre el presunto secuestro del sacerdote.

En la última semana, un sacerdote fue asesinado a tiros a las afueras de Guadalajara, y otro fue apuñalado en la periferia de la Ciudad de México.

Diócesis de Cuernavaca pide garantías para sacerdotes
La Diócesis de Cuernavaca hizo un llamado a las autoridades estatales para garantizar el ejercicio del sacerdocio, después de que recibieron la noticia del hallazgo y muerte del cura, dijo su administrador Luis Millán.

“No sabemos, hasta donde hemos podido tener información, él era una persona mayor y efectivamente no habían tenido comunicación con nosotros, si se comprobara que se trató de un secuestro, efectivamente aumentaría la desconfianza, porque no ha pasado una semana donde en diferentes lugares tenemos el deceso de tres sacerdotes con violencia”.

Incluso el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, en su cuenta de Twitter manifestó su preocupación, ante la posibilidad de que se tratara de un secuestro.

Por último, el vocero de la Diócesis de Cuernavaca, señaló que también ahora los sacerdotes, cada mañana, se encomiendan a Dios y en su nombre “realizamos cada una de las actividades pues consideramos que sólo queremos hacer un bien”.

.