Hallan 144 huesos en fosa clandestina de San Carlos

Los restos humanos encontrados en las inmediaciones del Cañón del Nacapule presentan rastros que fueron calcinados

Foto: Web
21 enero 2018 | 7:52 hrs | Proceso | Nacional

San Carlos, Son.- Los cientos de restos humanos encontrados en las inmediaciones del Cañón del Nacapule presentan rastros que fueron calcinados en un hoguera utilizada por el crimen organizado para desaparecer personas.

Hasta la mañana de este sábado, el conteo de piezas humanas recuperada era de 144 y tras el arribo del colectivo de búsqueda de Las Rastreadoras de El Fuerte la cifra se elevó en una veintena más.

En esta narcopira, las buscadoras encontraron vértebras, huesos pélvicos, falanges, costillas y una pestilente lona con la que, presumiblemente, transportaron los cuerpos calcinados.

La búsqueda no fue sencilla. Inició con el viaje de ocho horas que realizaron Las Rastreadoras desde El Fuerte, Sinaloa hasta Guaymas, Sonora.

En esta ciudad porteña se entrevistaron, primero, con un grupo de siete mujeres, todas familiares y amigas de personas desaparecidas en el perímetro de los municipios de Guaymas y Empalme.

La líder de las mujeres, María Teresa Valadez, dijo a los representantes de los medios de comunicación allí presentes que en el periodo de 2015 a 2018, ellas habían reunido información que existían 200 personas desaparecidas en estas dos ciudades sonorenses.

María Teresa busca a su hermano Fernando desde el 11 de agosto de 2015, le han confirmado que existe un vídeo de seguridad donde unas personas lo subieron a un automóvil, sin embargo en este trienio las autoridades no le han dado una sola buena noticia.

La historia de María Teresa se repite en otras 65 personas, quienes también buscan a sus desaparecidos, pero no se atreven a denunciarlo por temor a represalias de las autoridades o de los delincuentes.

Después, Las Rastreadoras tuvieron una audiencia con el agente del ministerio público investigador sector 1 donde consiguieron el apoyo de agentes estatales y peritos para trasladarse hasta la hoguera.

El viaje duró unos treinta minutos en dirección a la zona turística de San Carlos, donde se encuentra el Cañón del Nacapule.

Al frente de la comitiva iba una patrulla de la Policía Estatal Investigadora la que se internó por un sinuosa vereda hasta topar bifurcación donde se deja el camino principal al Cañón del Nacapule y se dirige al norte, cuesta arriba, a través de arroyuelos que erosionan el camino, lo vuelven agreste hasta el grado que los carros pequeños no pueden continuar y se tiene que seguir la travesía a pie.

Ahí, en esa laberíntica pendiente se corona un cerro y es posible observar un cañón por el que solo es posible internarse a través de las agresivos brazos de los mezquites, los paloverdes, las filosas espinas de las cactáceas y un entramado camino en descenso.

Unos 20 metros abajo, la pira, la circunferencia del hollín de unos doce metros, las piedras ahumadas, los guantes de látex abandonados por los peritos y el primer hallazgo: fragmentos de costillas calcinadas.

Ante esto, Las Rastreadoras decidieron iniciar su acostumbrado ritual rezando un padre nuestro y haciéndose de las palas y los machetes, una varilla y unas bolsas herméticas para recoger los restos humanos.

Un hallazgo llevó a otro. Justo a un lado de la hoguera encontraron un lona de publicidad en la que todavía deshidrataba la sangre humana de alguna de las víctimas.

La búsqueda se prolongó por más de horas. Cuesta abajo estaba un hueso pélvico, más costillas, y, justo en ese momento, la investigación las llevó a una madriguera oculta bajo un paloverde donde se dio el mayor encuentro: decenas de vértebras y costillas.

“Para nosotros no son huesos, son tesoros; nosotros no buscamos huesos, buscamos tesoros porque esto es oro para las familias de los desaparecidos porque así sabrán si son sus familiares”, expresó Mirna Nereyda Medina, líder de Las rastreadoras.

Y enfatizó: “Así encontré a mi hijo, con uno de estos huesos (una vértebra) se saca el ADN y se identifica a la víctima”.

Las Rastreadoras dedujeron que los restos encontrados en esta pira sonorense no se trataba de los 11 pescadores desaparecidos en 2015, esos que ellas vinieron a buscar en este cementerio clandestino.