Hackers roban documentos militares de Corea del Sur, incluía plan para asesinar a Kim Jong-un

En el ataque llamado “Desert Wolf”, los piratas informáticos norcoreanos infectaron 3 mil 200 computadoras, 700 conectadas a la red interna del ejército surcoreano

Foto: Web
10 octubre 2017 | 18:01 hrs | Excelsior

Seúl.- Piratas informáticos de Corea del Norte robaron una gran cantidad de documentos militares de Corea del Sur, incluido un plan para asesinar al líder Kim Jong-un, y con ello, descabezar el régimen que lidera.

Rhee Cheol-hee, un legislador surcoreano miembro del Partido Democrático, aseguró que la información provenía del Ministerio de Defensa de su país.

Los documentos clasificados incluyen planes de contingencia en tiempo de guerra elaborados por Estados Unidos y Corea del Sur.

El legislador pertenece al partido gobernante de Corea del Sur, y se encuentra en el comité de defensa de su parlamento.

Explicó que unos 235 gigabytes de documentos militares habían sido robados del Centro de Datos Integrados de Defensa, y que el 80 por ciento de ellos todavía no han sido identificados, según publicó The New York Times.

El hackeo se llevó a cabo en septiembre del año pasado, conforme al medio británico BBC.

A su vez, el portavoz del Ministerio de Defensa, Moon Sang-gyun, se negó a comentar sobre la revelación de Rhee.

Incluso un portavoz del Pentágono, el coronel Robert Manning, señaló que no discutiría si el hackeo había ocurrido, repitiendo, cuando se le presionó, que no discutiría los detalles del incidente.

En mayo, Corea del Sur anunció que una gran cantidad de datos habían sido robados y que Norcorea pudo haber instigado el ataque cibernético, pero no dieron más detalles.

Por supuesto, Corea del Norte negó la acusación.

La agencia surcoreana de noticias Yonhap informó que Seúl ha estado sometida a una avalancha de ataques cibernéticos por parte de su vecino comunista en los últimos años, muchos de los cuales apuntan a sitios web e instalaciones gubernamentales.

Se cree que Pyongyang tiene hackers especialmente entrenados en el extranjero, incluso en China.

En el ataque de septiembre del año pasado, más tarde llamado “Desert Wolf”, los hackers norcoreanos infectaron 3 mil 200 computadoras, incluyendo 700 conectadas a la red interna del ejército surcoreano, normalmente aislada de Internet.

El ataque afectó incluso a una computadora utilizada por el ministro de Defensa.

Los investigadores descubrieron más tarde que los hackers primero infiltraron la red de una compañía que proporcionaba un servicio de vacunas informáticas a la red informática del ministerio en 2015.

Los piratas operaban a partir de direcciones IP generadas en Shenyang, una ciudad en el noreste de China, un terreno operativo para los ladrones informáticos de Corea del Norte.

Los intrusos usaron el servidor de vacunas para infectar computadoras conectadas a Internet de los militares con códigos maliciosos en agosto del año pasado, explicaron los investigadores.