Grave caso de bullying en la ESBO 8 de Poza Rica

Estudiante termina con brazo y tabique de la nariz rotos; autoridades escolares no hacen nada al respecto

5 marzo 2018 | 19:49 hrs | Redacción Noreste

Poza Rica, Ver.- Ante la Unidad Integral de Procuración de Justicia en Poza Rica, se presentó formal denuncia sobre los hechos registrados el pasado viernes en el interior del salón de clases, donde de manera intencional colocaron imanes en el ventilador de techo, que la víctima quitaría, pero justo cuando iba a hacerlo encendieron el ventilador provocando que las aspas lesionaran al estudiante.

La victima identificada como Miguel A., por su minoría de edad, manifestó que antes de salir del salón para buscar ayuda, fue atacado a golpes por su compañero Leonardo Ch., quien se reía del resultado de su “chiste”.

Ensangrentado el estudiante llegó a casa, siendo canalizado de inmediato a un hospital, ya que presentó fractura en dos dedos de la mano izquierda y tabique nasal.

“Por eso que acudí este lunes a la escuela para que el director tomara cartas en el asunto, pero solo me firmo de enterado”, comento la afligida madre.

Es lamentable que, tras la agresión sufrida a manos del “estudiante” Leonardo, ningún maestro brindó ayuda al menor e inconcebible que el agresor lo haya atacado de nuevo a golpes al salir de la escuela y nadie haya hecho nada por evitarlo.

Cabe mencionar, que el pequeño agresor ya tiene antecedentes en la ESBO 8 pero las autoridades escolares nunca hecho nada, por ello, la víctima fue cambiada de plantel para evitar que siga siendo agredido.

La Fiscalía del Estado a través de la Fiscalía Especializada tomó conocimiento e inició una carpeta de investigación, ya que erróneamente los menores y sus familiares piensan que por ser menores no pueden ser penalizados y están equivocados, ya que en casos como este existe un Juzgado especial que lleva estos asuntos y de acuerdo a su gravedad, los responsables podrían ser enviados a un sitio especial de resguardo para menores en conflicto con la ley, hasta que lleguen a su mayoría de edad.

Sobre este caso en particular, es pertinente aclarar que en el IMSS no fue posible intervenir quirúrgicamente al lesionado ya que no hay cirujano, siendo necesario que sea atendido en una clínica particular donde el costo de la operación de la nariz rebasa cuarenta mil pesos, nada barato para un “chistecito” realizado por un estudiante.