Gracias a las redes sociales, abuelito que sólo vendía 2 elotes al día, logra terminar su venta

La sociedad de Navojoa, después de conocer la historia de Don Joaquín, comenzó a organizarse para promocionar los esquites y que vendiera todo

Foto: Facebook Hiram Jossue Morales Chavez
1 febrero 2020 | 9:38 hrs | Excelsior | Las más vistas


Navojoa, Son.- Un señor de la tercera edad de Navojoa, Sonora, conocido como Don Joaquín Mendivil Mendivil, con ayuda de un triciclo viejo y una tina, vendía elotes y esquites afuera de una tienda de conveniencia para subsistir.

Foto: Facebook
Hiram Jossue Morales Chavez

Usuarios de redes sociales, al observar que la venta del señor era muy limitada,  comenzaron con la iniciativa para ayudarlo, en pocas horas decenas de personas llegaron a comprar.

Don Joaquín -con bastón en mano para ayudarse a caminar y usando siempre sombrero- tiene 84 años, nunca tuvo un trabajo estable por lo que no alcanzó pensión para el retiro y diariamente vende elotes enteros y cócteles o esquites; su historia cambió el 20 de enero, cuando los cibernautas lo conocieron a través de una publicación en Facebook.

Foto: Facebook
Hiram Jossue Morales Chavez

El responsable de haber hecho la publicación en redes sociales fue Hiram Jossué Morales Chávez, pedía ir a comprarle al señor ya que solo había vendido dos elotes, el suyo y el de su esposa.

La sociedad de Navojoa, después de conocer la historia de Don Joaquín, comenzó a organizarse para promocionar los esquites y que vendiera todo, además una señora de Hermosillo le regaló un triciclo nuevo para que continúe trabajando, y otras personas acondicionaron el vehículo, lo rotularon y le pusieron luces led para mayor seguridad, y que no peligre al salir a trabajar.

Foto: Facebook
Hiram Jossue Morales Chavez

El puesto que ahora lleva el nombre de “Elotes Don Joaquín” y tiene una olla nueva galvanizada, está ubicado en el Boulvear Sosa Chávez y Pedro Moreno, y hay días que no se da abasto con tanto cliente.

El triciclo usado, dijo que lo llevaría a la chatarrería para venderlo como fierro viejo; con una sonrisa y trato amable agradece a todos sus benefactores y clientes que se acercan a degustar sus elotes cocidos.

 

Con información de Excelsior