Ginos quieren prensa de Pepe

26 febrero 2018 | 18:23 hrs | Carlos Jesús Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

EN MOMENTOS álgidos para el periodismo veracruzano, con ayuntamientos quebrados, empresas que no invierten en publicidad, un Gobierno del Estado que no suministra de agua ni al “gallo de la pasión” y una sociedad inducida que necesita a los medios de comunicación pero que, al mismo tiempo, los detesta al haber sido enjuiciados –de antemano- como cómplices del duartismo, es curioso observar como periodistas beneficiados por el ahora huésped del Reclusorio Norte, los llamados “ginos de la prosperidad” y otros que se autoproclaman independientes, luchan denodadamente y hasta se enfrentan por llamar la atención del candidato del PRI a la Gubernatura del Estado, José Francisco Yunes Zorrilla, haciendo circular inverosímiles comidas o cenas privadas aderezadas de compromisos donde, supuestamente, el oriundo de Perote les prometió la coordinación de comunicación social y la organización total de las tareas de difusión o, en el peor de los casos, organizan encuentros con el abanderado en los que se invita a todo el que quiera participar, pues lo importante es demostrarle que no solo se es líder de opinión sino social, capaces –como alguna vez lo prometían dirigentes de sectores u organizaciones afines al “tricolor”- de acercar buena cantidad de votos, como si esa fuera la tarea del periodista. Y es tanta la presión, que a Pepe Yunes, en realidad, lo tiene abrumado semejante muestra de ambición desmedida que solo conlleva el sino de la desesperación e incertidumbre.

PORQUE QUEDA claro que si de buenas a primeras –como parece ser que ocurrirá próximamente a instancias de sus asesores-, el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares decide romper el hielo con cierta prensa, más de tres que ahora buscan encarecidamente ser tomados en consideración por José Francisco Yunes Zorrilla abandonarían el barco rojo para subirse al azul sin el menor recato en aras de seguir disfrutando los favores del oficialismo que, a fin de cuentas, los medios de comunicación somos empresas privadas y debemos estar donde mejor paguen, ya que el objetivo de la IP es generar ganancias para los propietarios o accionistas. Es indiscutible que las características y el funcionamiento de los medios de comunicación constituyen un campo de estudio relevante, porque asumen un peso cada vez más importante en la estructura y evolución de la sociedad. En efecto, inciden en el funcionamiento de la democracia y en las instituciones públicas, en las condiciones de vida y de trabajo de los individuos, en la formación de la identidad, en la inclusión y participación social de cada ciudadano en la propia comunidad de referencia, en las desigualdades y en los desequilibrios entre sus componentes, pero en el gobierno de Javier Duarte de Ochoa e, incluso, en el de Fidel Herrera se abusó de la Internet, y de buenas a primeras cualquier hijo de familia ya tenía un portal, y de tres o cuatro que surgieron hace 15 o más años, de pronto se convirtieron en 1000 o 1500 con un objetivo indiscutible: estar en los contratos que ofrecía Gina Domínguez a quienes hablaran bien del gobernante en turno, lo que terminó por prostituir y envilecer la noble actividad.

POR ELLO son pocos los portales de Internet que han sobrevivido a la “Era Glacial del yunismo”, y que al igual que infinidad de medios impresos han muerto por hipotermia. Por ello no extraña que ante la desesperanza, José Francisco Yunes Zorrilla se erija en una expectativa, aunque a decir verdad, los medios de comunicación o algunos actores del gremio están dando más de qué hablar que los propios políticos en ese afán de treparse a un barco que les garantice navegar en buenas aguas y hacer productiva la pesca. Pepe se deja querer; sabe su juego e interpreta, da palmadas en la espalda, alienta esperanzas pero no se compromete. Él sabe que necesita de un buen redactor de boletines que lo interprete y sepa difundirlos en medios donde tenga aceptación y, por otra parte, de un publirrelacionista que le amarre acuerdos con los propietarios y jefes de redacción e información sin descuidar a la tropa. No hay dinero y difícilmente podrá satisfacer la voracidad de algunos, aunque en tiempos de crisis “lo que caiga ya es ganancia”.

LO QUE no se vale es que malinterpreten la buena fe del candidato priista, y en una batalla campal que desgasta al gremio, se formen grupos para disputarse una coordinación de comunicación social que aún está en veremos. Es como vender la piel sin haber cazado a la liebre, y en ese sentido si la credulidad de la prensa estaba por el piso, con semejantes escenas la sumergen en el subsuelo y más abajo. No se ayuda a José Francisco dividiendo más al gremio, cuando de pronto surge alguien que asegura ya tener la promesa o bendición del abanderado, pero carece de la aprobación de quienes hacen periodismo. Por ello, como bien dice Andrés Manuel López Obrador, lo que más conviene es serenarse y esperar los acontecimientos que vienen, conscientes de que la función de los periodistas es informar con total veracidad y objetividad de los acontecimientos que tienen lugar en el entorno, dejando a los políticos esa otra responsabilidad. Por lo pronto, no se hagan bolas: Pepe no ha decidido nada y en su momento dará a conocer los nombres que considere adecuados para su campaña. Así de fácil…

*****

DICE EL refranero popular que las desgracias no vienen solas, y en ese sentido, aunque Ricardo Anaya Cortés jure y perjure que no cometió ningún delito o irregularidad financiera que pudiera vincularlo a proceso, ahora se sabe que la empresa Manhattan MasterPlan Developmet S de RL de CV relacionada con la compra-venta de inmuebles del llamado “joven maravilla” si es una empresa fantasma. Y es que en su más reciente actualización dada a conocer el pasado 16 de Febrero, el Servicio de Administración Tributaria, SAT, la incluyó como una firma fantasma. En la lista publicada este lunes por el Diario Oficial de la Federación, junto con otras 49 empresas “factureras”, el organismo hacendario ubicó a la firma presuntamente utilizada por Anaya y su familia para vender su propiedad y acceder a una posible ganancia no declarada de 54 millones de pesos. El SAT señala que al no existir pruebas de la legalidad de sus operaciones, se consideró que Manhattan MasterPlan Developmet S de RL de CV tiene actividades inexistentes y fue creada para dar la apariencia de licitud a las transacciones en que intervino, que sólo existen en el papel. Sin duda, el caso dará mucho de qué hablar en el futuro inmediato, aunque, por lo pronto, ya le bajaron los bonos al hombre de la testa rapada. Así las cosas. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista