El Baldón: Futuro Económico de Veracruz

4 noviembre 2016 | 11:08 hrs |

Por José Miguel Cobián

Cien mil millones de pesos, ochenta y cinco mil millones de pesos… Son muchos miles de millones de pesos. Independientemente de lo que se robaron, la realidad es que hay un enorme boquete en las finanzas públicas del estado. La deuda a corto plazo debió de estar pagada en tiempo, si es que no se hubieran desviado los recursos, pero aún así tendríamos 45 mil millones de pesos de déficit, de adeudos, por una sencilla razón, ni Fidel ni Duarte se atrevieron a reducir el gasto público, o a incrementar el ingreso del estado. En resumen, en tiempos de Fidel los gastos superaban a los ingresos en seis mil millones de pesos al año. En tiempos de Duarte llegó a superar el egreso en diez mil millones de pesos a los ingresos. Esto nos anuncia un poco cuál será la política económica del próximo gobierno.

Como en cualquier familia, si se debe dinero en tarjeta de crédito y si además se le debe al abarrotero de la esquina, que nos vende la comida y además sabemos que la familia gasta más de lo que ingresa, el sentido común nos indica que habrá que buscar más ingresos, que es ya lo que hizo Miguel Ángel y sigue haciendo día con día, primero en su reunión con Peña y posteriormente en las reuniones que habrá de tener con Osorio Chong y con Meade. Miguel Ángel ha solicitado un aumento en las participaciones federales del gobierno de Veracruz para el próximo año, y se enfrenta a un enorme recorte del gasto público a nivel nacional, lo cual implica que será muy difícil lograr un aumento razonable acorde a las necesidades, aunque sí tendrá algún éxito en aumentarlo. (Espero). Otra opción es incrementar los ingresos propios, ya que el gobierno del estado tiene fuentes de ingresos propios y también la posibilidad de aumentar impuestos estatales, lo cual tendría un costo político, pero si se observan resultados, la gente apoyaría, a pesar de entender que estarían pagando los robos de terceros.

Además de aumentar los ingresos, la familia del ejemplo tendría que reducir los gastos, entre otros tomar decisiones que no serán políticamente atractivas, pero que serán a fin de cuentas las decisiones responsables para comenzar a mejorar el entorno económico. Hay registros de que ha aumentado el número de trabajadores del estado, lo cual implica que muy probablemente habrá que realizar un recorte, pero antes de ello, encontrar aquéllos que dobletean plazas sin cumplir con su trabajo en cada una. También habremos de ver una reducción en las prestaciones de los servidores públicos, lo cual será muy aplaudido por la sociedad. Basta ya de celulares, automóviles y camionetotas del año, viajes en primera clase, comilonas de miles de pesos, etc.

Hay una enorme fuente de ingresos o reducción de gasto para el gobierno del estado, que todos los veracruzanos tienen la esperanza de ver sus frutos. La anulación de la corrupción, de los moches, de las comisiones y comenzar a limpiar a México a partir del estado de Veracruz. Proponer al legislativo reducir los parámetros de obra pública que todos en el estado sabemos que están inflados. Aplicando estas vacunas, habrá ahorros considerables, aún cuando no haya obra pública el primer año.

Así, Veracruz se puede convertir en un ejemplo a nivel nacional. Es muy sencillo cuando se entiende el problema, encontrar la solución al mismo. Sus orígenes llevan a sus causas. No será fácil, la medicina será dolorosa, pero estoy seguro que el pueblo de Veracruz cuando comience a ver resultados prolongará el bono de esperanza en un cambio tan urgente en el estado.

Algo que llama la atención en las listas que ha presentado el gobernador elector para la entrega-recepción es la participación muy marcada de dos grupos de ciudadanos, uno de ellos, muy allegado a Miguel Ángel, con personas de probada capacidad y eficacia en su desempeño, y por el otro lado, un grupo de personas de la sociedad civil que funcionan como testigos sociales en la entrega-recepción. Personas que luchan, señalan, critican la corrupción y que están encantados de poner su granito de arena para combatir este cáncer que corroe las entrañas del estado.

Miguel Ángel ha abierto una rendija de esperanza para los habitantes del estado. La del combate real a la corrupción. Se le ha querido quitar el mérito mencionando que es una venganza política, cuando en realidad, es deber de cada ciudadano denunciar cualquier desvío de fondos públicos. Empequeñecer los méritos de las denuncias y del concienzudo trabajo de investigación que ha llevado su equipo implica también empequeñecer el empeño de todos los que desde cada una de nuestras trincheras luchamos por un mejor México.

Mucho se ha analizado respecto a la posibilidad de que la federación no apoye a Veracruz por razones políticas y electorales. Baste recordar que un presidente además no levantarse pensando como va a joder a México, entiende claramente que al país no le conviene una mayor descomposición social en el tercer estado en población del país. A fin de cuentas si en el largo plazo le va mal a Veracruz, también le va mal a México.

Cierto que el secretario de Hacienda dijo que el problema es de Veracruz. Algo que vale señalar como falta de sensibilidad política pero que se agradecer por su sinceridad. No podemos esperar nada de Hacienda. Ok, entonces habrá que reestructurar la deuda pública además de tomar el resto de las medidas mencionadas anteriormente.

Ahora habrá que ver la reacción de la bancada del PRI en la cámara baja. Pues representan la tercera fuerza del país. Pueden mejorar la situación de Veracruz enviando mayor presupuesto al estado, o actuar de manera mezquina para dañar al gobernador entrante, sin importar si se llevan entre las patas a ocho millones de ciudadanos mexicanos. Veracruz tiene tres senadores, los tres de apellido Yunes, y los tres con un gran amor por Veracruz… Ahora es el tiempo de demostrarlo.

www.josecobian.blosgspot.com      Elbaldondecobian@gmail.com       @jmcmex