Fusion

9 septiembre 2016 | 10:30 hrs |

Por: Eduardo PEREZ ALBELA

Acabo de ver tras los cristales de una concesionaria, el √ļltimo e irresistible modelo de la FORD, el autom√≥vil FUSION. No s√© si sus creadores tuvieron en mente las grandes fusiones nucleares que se dan en el sol, pero lo cierto es que el nombre es muy sugestivo.

En física, siempre que se pasa del ORDEN hacia el DESORDEN se produce un desprendimiento de ENERGIA. En una central hidroeléctrica se produce ENERGIA  porque las aguas pasaron del ORDEN hacia el DESORDEN. En termodinámica esto se aprecia mejor: el ORDEN es el tanque con vapor de agua al rojo vivo y el tanque de aire frio a su lado. Si unimos los dos tanques por medio de una tubería, se producirá el DESORDEN porque al cabo de unas horas todas las moléculas tendrán la misma temperatura. En este principio se basa la locomotora que con su vapor mueve los émbolos de la máquina del tren hasta que ésta se enfría. Cuando las aguas de arriba y las aguas de abajo se juntan, se produce DESORDEN, cuando el vapor de agua se une al aire frio, hay DESORDEN, cuando el tritio se funde con el deuterio en el plasma solar, hay DESORDEN, y siempre se desprenderá ENERGIA.

Nuestro deslumbrante automóvil nos lleva hasta el sol en el que se producen gigantescas fusiones nucleares que es el DESORDEN al que llegan dos isótopos de hidrógeno en el plasma solar, los cuales estaban separados en perfecto ORDEN, y al fundirse desprenden enormes torrentes de energía que llegan a la tierra en forma de fotones en la luz solar.

El autom√≥vil de la FORD, tras los cristales, brilla como un sol. Es el m√°ximo ORDEN automovil√≠stico que ha creado la tecnolog√≠a humana con todo el acervo de informaciones t√©cnicas, obtenidas por m√°s de un siglo a trav√©s de investigaciones de toda √≠ndole ; combusti√≥n, resistencia de materiales, electr√≥nica, computaci√≥n, tecnolog√≠a LED, rodajes y transmisi√≥n, etc.. El ensamblaje y la armon√≠a de sus piezas en movimiento evocan un microcosmo termodin√°mico desliz√°ndose por las autopistas. Vi√©ndolo, se podr√≠a decir: ‚Äúes irreductible al DESORDEN‚ÄĚ. Pero no, √©l est√° precisamente en vitrina porque es la OFERTA, pronto vendr√° la DEMANDA para llevarlo y conducirlo irremisiblemente hacia el¬†DESORDEN. Al cabo de los a√Īos todos los autom√≥viles del mundo terminan en chatarra envueltos en el √≥xido de su entrop√≠a final ¬†a no ser que los hayamos encerrado en una burbuja de cristal.

En econom√≠a la OFERTA asume el papel del ORDEN con todo lo que ello implica como costos, know-how, salarios, materiales, dise√Īo y hasta publicidad, y la DEMANDA indica el camino hacia el DESORDEN, hacia el consumismo que pone en movimiento la econom√≠a. Y as√≠ como en termodin√°mica se produc√≠a el desprendimiento de energ√≠a, lo mismo sucede en econom√≠a en la dial√©ctica entre OFERTA Y DEMANDA, de la cual siempre se desprende la ENERGIA FINANCIERA, es decir los miles de d√≥lares que el usuario pag√≥ al fabricante de la FORD. Este es el meollo del funcionamiento de la econom√≠a capitalista .Cuanto mayor OFERTA y mayor DEMANDA, mayor rodaje de la econom√≠a y por ende mayor desprendimiento de ENERGIA FINANCIERA. Aqu√≠ los socialismos no tienen cabida. El capitalismo repite una y mil veces el ciclo ORDEN, DESORDEN jugando con las necesidades de la gente, y si no tienen ninguna, √©l mismo se ¬†las inventar√°.

La primera ley de la termodin√°mica dice: ‚ÄúNada se crea, nada se destruye, todo se transforma‚ÄĚ. En un sistema termodin√°mico, la ENERGIA que se desprende, se transforma en TRABAJO y en ENTROPIA y se cierra el ciclo, la locomotora ¬†se enfr√≠a y deja de jalar al tren. En cambio en econom√≠a, la ENERGIA obtenida se transforma en PRODUCCION, no se rompe el ciclo, sino que se crea uno nuevo y as√≠ sucesivamente, siempre se estar√° produciendo un NUEVO ORDEN. Con toda la ENERGIA FINANCIERA que ha pasado por las manos de la FORD, se han construido millares de autom√≥viles que circulan por el globo terrestre con nuevos y relucientes modelos en cada ciclo anual. No existe la entrop√≠a en econom√≠a? Si, ella est√° escondida en los costos y salarios que no son nada comparados con el v√©rtigo que produce la din√°mica financiera.

En este mundo, cada vez hay m√°s d√≥lares envolvi√©ndolo. La vida en el siglo XXI es un festival inagotable de OFERTAS como el bello carro de la FORD. Es la caja de pandora que el ‚Äúhomo sapiens‚ÄĚ descubri√≥. Es la interminable creatividad humana que pone a circular millares de artilugios que forman redes cada vez m√°s complejas de tecnolog√≠a que crean incesantemente ORDEN Y OFERTA, paradojalmente opuestos al DESORDEN Y ENTROPIA hacia el que se dirige fatalmente la termodin√°mica de nuestro universo, empezando por nuestro astro al que s√≥lo le queda la mitad de todo el plasma que ten√≠a cuando se form√≥. Pero este mundo lo habremos salvado, mientras haya autom√≥viles como el FUSION que compitan con el sol.

CARACAS, 08 ‚Äď 08 ‚Äď 2016
PROF. EDUARDO PEREZ-ALBELA F

epaoberti@gmail.com