Fracking amenaza zona norte

Al menos mil 800 pozos de Pemex en la zona se pretenden perforar usando la técnica de fracturación hidráulica

Foto: Noreste
24 diciembre 2017 | 11:27 hrs | Misael Olmedo Sifuentes

Poza Rica, Ver.- La aplicación de la técnica de Facturación Hidráulica  (Fracking) ha sido aprobada para campos petroleros en donde se incluyen algunos pozos ubicados en las inmediaciones de Poza Rica, pese a los movimientos de protesta pacífica en contra se avanza en lo que representaría una nueva etapa para la industria petrolera de esta zona, aprobado con la Reforma Energética.

La perforación de al menos mil 800 pozos petroleros con la técnica de Facturación Hidráulica se tiene previsto que se exploten en la entidad veracruzana durante los próximos 36 años, aprobada por las leyes secundarias de la Reforma Energética, de acuerdo a investigadores de la “Alianza Mexicana contra el Fracking”.

La Reforma Energética permite el uso de esta técnica,  pero los opositores a la misma destacar que en el 80 por ciento de los pozos petroleros de  Estados Unidos en donde se ha aplicado están en declive y están buscando nuevos mercados como México, Argentina y Polonia.

A pesar de diálogos con Diputados y Senadores para proponer alternativas con uso de energías renovables y de menor impacto ambiental que las que se generan con el “Fracking” las propuestas e iniciativas presentadas no fueron tomadas en cuenta, no se discutieron en el pleno y se ignoraron más de 18 mil firmas de ciudadanos inconformes.

Opositores al “Fracking” resaltan que los daños ambientales  son muy fuertes debido a que se requieren grandes cantidades de agua que se inyectan a alta presión al subsuelo, combinada con más 750 químicos.

FRACKING PARA POZA RICA

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) concedió a la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) los primeros trabajos de perforación exploratoria a través de la técnica conocida como fracking en los municipios de Poza Rica, Papantla, Veracruz y otras zonas del país, cuyas actividades comenzarían en este en este mismo mes.

El pozo Maxochitl Uno, localizado en inmediaciones de Poza Rica, Veracruz, cuenta con reservas de 19 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, tiene una probabilidad de éxito de 65 por ciento y un costo de 177 millones de pesos.

Kaneni Uno, en esta zona, cuenta con un recurso estimado de 22 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. Su probabilidad de éxito es de 69 por ciento y la inversión será de 184 millones de pesos.

Mientras que el yacimiento Semillal Uno, ubicado en la sierra norte de Tamaulipas, cuenta con un estimado de 16 millones de barriles de petróleo crudo equivalente con probabilidad de éxito de 65 por ciento, para el cual Pemex tiene estimado invertir 172 millones de pesos.

LA OPOSICIÓN SE MANTIENE FIRME

Luego de hacerse público la aprobación para la aplicación de la Facturación Hidráulica, las 43 organizaciones de la sociedad civil que constituyen la Alianza Mexicana contra el Fracking reprobaron enérgicamente la decisión de las y los comisionados de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) de entregar los permisos necesarios para la perforación de tres pozos exploratorios para la extracción de hidrocarburos por medio de la técnica de fractura hidráulica

“Reprobamos, asimismo, la conducta omisa del director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección del Medio Ambiente en el Sector Hidrocarburos (ASEA), Carlos Salvador Regules Ruiz Funes, al otorgar a la CNH su visto bueno para la emisión de dicha aprobación”, destacaron en un comunicado público.

Destacan que con esta técnica se fomenta:

1.- El desvío de valiosos recursos hídricos necesarios para garantizar el derecho constitucionalmente reconocido de la población mexicana a acceder al agua para cubrir sus necesidades básicas. Cada pozo de fracking requiere entre 9 a 29 millones de litros de agua dulce a lo largo de su vida útil.

2.- La contaminación de suelos y mantos freáticos a partir del fenómeno de migración vertical de hidrocarburos desde los yacimientos de lutitas fracturados por esta técnica. La contaminación de mantos freáticos genera afectaciones a kilómetros de distancia tanto a los ecosistemas como a los centros poblacionales.

3.- La alta probabilidad con que se presentan fugas en el proceso de extracción, mismas que pueden generar un riesgo de contaminación de suelos y, sobre todo, de mantos freáticos a partir de las más de 650 sustancias químicas inyectadas al líquido de fractura.

4.- La contaminación del aire que se presenta a partir de la evaporación de las presas colocadas a la intemperie para almacenar las aguas residuales del proceso de fractura hidráulica.

5.- La actividad sísmica generada a partir del uso de pozos de inyección (a veces denominados como pozos letrina) para disponer “permanentemente” de las aguas residuales de la fractura hidráulica.

6.- El alto volumen de emisiones de gas metano a partir de fugas a lo largo de todo el proceso de extracción y procesamiento de hidrocarburos de lutitas, en cantidad suficiente como para anular cualquier posible beneficio de llevar a cabo una transición hacia una matriz de generación de energía con base en el aprovechamiento de gas natural en plantas de ciclo combinado.

7.- Las prácticas de carácter experimental que Pemex ha realizado en la zona sur y norte de la entidad han aumentado los índices de sismología, en algunos casos de han cuadruplicado.

UNA AMENAZA PARA EL RÍO CAZONES

La técnica de fractura hidráulica (fracking) representa una amenaza para el río Cazones, en la zona norte de Veracruz en donde Petróleos Mexicanos (Pemex) y compañías extranjeras planean aplicar este método para para posibilitar o aumentar la extracción de hidrocarburos.

En la zona norte se desarrolla el proyecto Aceite Terciario del Golfo (ATG) en una extensión en donde se planea la aplicación del fracking para la cual se requiere agua a presión, misma que en esta región se extraería de cuencas como el Cazones.

Aunque Pemex no ha emitido información oficial al respecto hay señalamientos sobre la aplicación de la técnica como pruebas experimentales en municipios de esta región norte de la entidad.

El río Cazones es actualmente la única fuente natural de abastecimiento de agua para los municipios de Poza Rica, Tihuatlán, Coatzintla y Cazones de Herrera en donde en los últimos años el abastecimiento se ha complicado por el bajo nivel que mantiene, únicamente aumenta en temporada de intensa lluvia, sin embargo en la mayor parte del año es bajo.

La Comisión Del Agua del Estado de Veracruz (CAEV), Guillermo González Alamillo se ha negado a informar si existen o no autorizaciones para la extracción de agua en el río Cazones para la aplicación del Fracking.

DEFIENDEN EL FRACKING

El fracking o facturación hidráulica tiene más de 60 años de aplicarse en la industria petrolera y actualmente existen los mecanismos necesarios para evitar que se convierta en una técnica de riesgo al ambiente y a la población, ha destacado el ex Diputado Federal, Jorge Del Ángel Acosta.

Señaló que esta técnica ya es aplicada por Petróleos Mexicanos (Pemex) desde hace décadas y recalcó hay mecanismos y medidas preventivas para no generar contaminación al medio ambiente.

Hasta el momento en esta zona Pemex no ha informado sobre la aplicación de la técnica, sin embargo se espera que sea una de las más utilizadas para la explotación de hidrocarburos en los próximos meses.

Incluso el alcalde de Poza Rica y Secretario General de la Sección 30 del STPRM, Sergio Lorenzo Quiroz Cruz manifestó que las actividades de perforación con facturación hidráulica no representan un riesgo para Poza Rica, aunque enfatizó especialistas deben aclarar cualquier duda al respecto.

CAMPESINOS TEMEN

El sector campesino no será beneficiado con la aplicación de la Fracturación Hidráulica en la industria petrolera, existe el temor de daños irreversibles a los campos agrícolas, manifestó el dirigente de Vanguardia Agrarista Mexicana, Primitivo García Zapata.

Subrayó que conformarán un frente común en defensa del campo en donde los daños de empresas Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no han pagado los daños que han ocasionado con sus operaciones a los campos agrícolas de esta región norte de la entidad veracruzana.

Resaltó que es preocupante que el campo veracruzano esté en el olvido, en el caso de los municipios de la zona norte, señaló, se están rematando hectáreas a bajo costo para favorecer a la industria petrolera.

“Ni Pemex o la CFE que van  y perforan pozos o para sus postes pagan al campesino, es algunos casos cuando les dan algo es mínimo y no vale ni el 50 por ciento del daño que ocasionan, claro que no van a pagar nada cuando hagan sus trabajos de fracturación”, resaltó.