FMI prevé que la inflación de México desacelere ‘drásticamente’ en 2018

El Fondo Monetario Internacional explicó que, además de que se espera un mayor crecimiento económico durante el año

25 enero 2018 | 11:01 hrs | El Financiero | Economía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) informó este jueves que la mejora de la economía mexicana esperada para 2018 incluirá una desaceleración de la inflación.

El FMI dio más detalles de un adelanto de sus perspectivas actualizadas para Latinoamérica que publicó esta semana, en el que elevó sus estimaciones económicas para México y Brasil en base a la expansión en Estados Unidos y la subida de los precios de las materias primas.

En el caso de México, el organismo ajustó de 1.9 a 2.3 por ciento la expectativa del Producto Interno Bruto (PIB) para 2018, y de 2.3 a 3 por ciento para 2019.

El organismo con sede en Washington detalló que “se proyecta que la inflación disminuya drásticamente en México durante 2018 a medida que se desvanezca el efecto del aumento de los precios internos administrados del combustible ocurrido el año pasado”. El Fondo no dio proyecciones de la evolución de los precios.

La inflación se aceleró en 2017 a su mayor ritmo en casi 17 años, poniendo en guardia a las autoridades monetarias, ya que llegó a un nivel de 6.77 por ciento, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El documento del FMI, escrito por el director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, explicó que en Latinoamérica en general la inversión jugará un papel más importante en el crecimiento y que el retroceso de la inflación deja margen para una política monetaria más acomodaticia.

Incertidumbre


Como factores de riesgo para México, el Fondo dijo que “la incertidumbre que rodea el desenlace de las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones presidenciales de julio obstaculizará el crecimiento a corto plazo”.

De manera similar, con respecto a Brasil sostuvo, pese a que salió de la recesión, que “el incierto desenlace de las elecciones generales de 2018 podría obstaculizar el crecimiento económico”. Esto fue un recordatorio de los comentarios del organismo en octubre, cuando alertó sobre un posible vuelco de la región al populismo.

El FMI planteó una continuación del panorama desolador para Venezuela, con una recesión de 15 por ciento en 2018 que llevaría la contracción acumulada desde 2013 a casi 50 por ciento. “Se proyecta que la inflación supere 2 mil 400 por ciento en 2017 y que ronde 13 mil por ciento en 2018 (…)”, añadió.

Sobre Argentina, el Fondo detalló que “se prevé que el crecimiento disminuya ligeramente a 2.5 por ciento en 2018, debido a la contención fiscal y monetaria”, con una inflación que seguiría retrocediendo a partir de una moderación del aumento de los salarios.

El FMI remarcó los beneficios de las alzas de los precios del cobre y del petróleo para las economías de Chile y Colombia, respectivamente. Sobre Perú, el documento señaló que “el impulso fiscal previsto para 2018 será crítico para la reactivación del crecimiento”.

Acerca de América Latina en general, Werner dijo que a mediano plazo se deben “destapar cuellos de botella” que podrían disminuir su potencial crecimiento.

“A pesar de la aceleración económica en curso, el crecimiento del producto latinoamericano está regresando a una media decepcionante (…) Es necesario redoblar los esfuerzos por reconstituir los márgenes de protección e implementar políticas estructurales encaminadas a eliminar los cuellos de botella que traban el crecimiento y a mejorar la resiliencia”, expuso.

El FMI hizo énfasis en la necesidad de reducir los déficits fiscales, poner atención al equilibrio entre preservar un crecimiento inclusivo y estabilizar la elevada y creciente deuda pública.