Flor de cempasúchil, la historia que esconde sus pétalos desde una cosmovisión mexicana

Los mexicas la utilizaban con fines medicinales, pero también se colocaba para adornar los altares, ofrendas y entierros

Foto: web
2 noviembre 2017 | 12:25 hrs | Excelsior

México.-Día de Muertos es una de las tradiciones más importantes en nuestro país, en las casas mexicanas se colocan altares para invitar a los familiares ya fallecidos a disfrutar de su comida favorita, degustar pan de muerto y disfrutar del color de las flores de cempasúchil.

Cempasúchil significa ‘la flor de veinte pétalos’ por sus raíces en náhuatl: cempoal ,‘veinte’ y xochitl, ‘flor o pétalos’.

Los mexicas la utilizaban con fines medicinales, pero también se colocaba para adornar los altares, ofrendas y entierros. De acuerdo a la cosmovisión prehispánica, su color amarillo evocaba al sol y así podía guiar las almas de los difuntos, por lo que ahora se colocan caminos con pétalos de flor de cempasúchil desde la puerta de la casa hasta el altar y encontrarse con sus seres queridos.

De acuerdo a la leyenda mexica, la flor de cempasúchil representa la historia de amor de Xóchitl y Huitzlin, quienes todos los días subían a la montaña dedicada a Tonatiuh para ofrecerle un ramo de flores.

Huitzilin tuvo que partir a la guerra y un tiempo después Xóchitl recibió la noticia de que su amado había muerto, por lo que desesperada pidió al dios Tonatiuh que la reuniera con su pareja.

El Dios Tonatiuh decidió cumplir la petición de la joven y dejó que los rayos del sol cayeran sobre su piel, hasta que la transformó en una flor con un color amarillo intenso. Unos instantes después se acercó un colibrí, Huitzilin reencarnado, quien al hacer contacto con la flor, esta abrió sus 20 pétalos.