Fidel viene por la herencia

23 enero 2017 | 12:13 hrs |

Por √Āngel √Ālvaro Pe√Īa

A Fidel Herrera Beltrán la renuncia le favoreció y su comparecencia penal ante las leyes mexicanas le beneficiará. Por lo menos esa es la manera en que el ex gobernador ve su destino personal y familiar en Veracruz.

Porque desde hace algunos a√Īos Veracruz se convirti√≥ en la tierra prometida de los criminales y los delincuentes de todo tipo, y Fidel quiere aprovechar las aguas turbias para imponer no s√≥lo su criterio sino a su hijo como el pr√≥ximo gobernador de la entidad, como √©l y otros de sus correligionarios saben perfectamente que el buque llamado PRI, est√° hundi√©ndose, como en las tormentas en alta mar, las ratas son las que buscan salvarse primero, aunque sea en una tablita. Esa tablita se llama Partido Verde y se convertir√°, en poco tiempo, en el transatl√°ntico que pueda llevar a Javier Herrera Borunda a la gubernatura de Veracruz si las leyes del pa√≠s son flexibles y la impunidad se impone en la entidad, como se ha impuesto hasta ahora.

El gobernador Miguel √Āngel Yunes Linares, en su af√°n por limpiar el estado, da a conocer una serie de anomal√≠as en la compra de medicamentos para enfermos con c√°ncer desde la administraci√≥n de Herrera Beltr√°n, √©ste, en un juego de inteligencias, renuncia forzadamente, con el pretexto de defenderse y ‚Äúhacer pol√≠tica‚ÄĚ.

Bajo advertencia no hay enga√Īo pareciera decir el de Nopaltepec, y ya est√° en tierra veracruzana, donde lo que menos le interesa es demostrar su inocencia. Para eso est√°n los abogados, √©l viene a hacer pol√≠tica, aunque diga que quiere defenderse solo. A preservar el apellido en la casa de gobierno, a imponer a su hijo Javier como candidato del Verde, del que es diputado federal, militante, desde hace muy poco tiempo, ya que desde 1998 milit√≥ en el PRI, partido al que renunci√≥ al ver que el barco se hund√≠a irremediablemente. Entre quienes atentaron contra ese barco llamado PRI, est√° su propio padre Fidel Herrera, quien al realizar una serie de quebrantos financieros, robos y todo tipo de anomal√≠as durante su reinado en el feudo de Veracruz, debi√≥ enfilarse hacia Barcelona, donde el gobierno federal le tendi√≥ un puente hacia la impunidad.

Así, Javier Herrera Borunda es el principal motivo del regreso de Fidel.

Javier Herrera Borunda es un chico Ibero, miembro de la fundaci√≥n¬†Stand up to Cancer, donde ha encabezado campa√Īas de recaudaci√≥n de fondos para la investigaci√≥n del c√°ncer, enfermedad con la que se acusa a su padre de lucrar.

El primer paso de Fidel Herrera es tener en el próximo presidente del PRI en la entidad un alfil que favorezca sus deseos y coloque alfombra roja a su hijo hacia la candidatura del Verde, sabemos que verde y PRI son aliados hasta la muerte, ahí hay lazos de todo tipo, desde complicidades hasta nexos de sangre.

El PRI desmembrado y herido de muerte es el primer trofeo de guerra. Manlio Fabio Beltrones y H√©ctor Yunes Landa, impulsan a Jorge Moreno Salinas, quien manejara la campa√Īa del segundo, con resultados p√©simos, tanto que se pens√≥ que hab√≠a vendido su propuesta al contrincante; Fidel Herrera y Pepe Murat -que nadie se explica su presencia en Veracruz-, quieren imponer a Silvio Lagos Galindo o a Jorge Carvallo.

Todos ellos con perfiles identificados con los intereses de quienes mueven los hilos.

Hay otros dos candidatos que podrían equilibrar el fiel de la balanza, el delegado del ISSSTE, Renato Alarcón Guevara, un candidato de gran potencial y de conducta intachable, de los que algunos no quieren dejar llegar.

Sin embargo, se debe nombrar con mucha precauci√≥n, porque debe ser un hombre con consenso en el estado m√°s que en la capital, y que sea de una disciplina firme y probada como para fortalecer al partido y dejar a un lado fines personales o llevar a su tribuna consignas que pudieran afectar a√ļn m√°s al partido.

El l√≠der natural de los priistas en la entidad es un empresario, no s√≥lo de probada honestidad sino con proyectos propios que llevar√≠an al partido a recuperar los espacios perdidos el a√Īo pasado.

Así, la precisión en la decisión descarta a muchos de los arriba mencionados y deja solo a uno de los hombres que más ha trabajado por el estado desde su diferentes instancias y agrupaciones como es el caso de José Luis Santiago López, del Instituto Político Empresarial.

La imposición de los hijos en los puestos políticos que ocuparon sus padres, en una especie de borrón y cuenta nueva, donde se apela a la mala memoria de los mexicanos en general, y de los veracruzanos en particular.

Porque además de las fechorías de Fidel Herrera, habrá que adjudicarle mucho de lo ocurrido en el estado a causa del encarguito que le dejó a Veracruz, un ente con vocación de delincuente llamado Javier, igual que su hijo, pero de apellidos Duarte de Ochoa.

Porque no s√≥lo Duarte estaba recomendado por Fidel, sino que lo consider√≥ p√ļblicamente mejor que √©l, pero no dijo para qu√©.

Aunque pareciera que Fidel renunci√≥ por decisi√≥n propia no fue as√≠. La presidenta de la Comisi√≥n de Derechos Humanos del Senado exigi√≥ a la Secretar√≠a de Relaciones Exteriores la renuncia obligada de Fidel Herrera como c√≥nsul de M√©xico en Barcelona, Espa√Īa.

Ang√©lica de la Pe√Īa, del PRD, exigi√≥ que el pol√≠tico pri√≠sta fuera tra√≠do a M√©xico para que rinda cuentas sobre la aplicaci√≥n de medicamentos falsos a ni√Īos con c√°ncer durante su periodo como gobernador de Veracruz.

Sigue mintiendo Fidel.

Por su parte el gobernador, Miguel √Āngel Yunes, coment√≥ que el gobierno federal hizo bien en pedirle a Fidel Herrera la renuncia al consulado de Barcelona, de la misma manera que hizo mal nombr√°ndolo en ese puesto.

‚ÄúEra sabido que Herrera es un pillo y que √©l inici√≥ la etapa de desastre en Veracruz y la continu√≥ designando a un encubridor‚ÄĚ, remat√≥ el gobernador. Precis√≥ que se debe aplicar la ley en este caso y confi√≥ en que Herrera no se d√© a la fuga, como su sucesor, quien seguramente huy√≥ con ayuda de sus c√≥mplices, personas que siguen en contacto con √©l.

En el PRI de Veracruz despacha una mujer del centro del pa√≠s, de Aguascalientes, quien compiti√≥ por la gubernatura de ese estado y la perdi√≥. No quiso regresar a la Profeco, de cuya direcci√≥n general, renunci√≥ para ir a la campa√Īa por una gubernatura que consideraba segura. De Aguascalientes a Xalapa hay m√°s de 750 kil√≥metros y una idiosincrasia muy diferente. Esto lo sabe Fidel y quiere influir en ese vac√≠o de poder que el PRI dej√≥ en nombre de la inexperiencia de su l√≠der nacional.

Como dice Santiago López, es tiempo de unidad y de buscar coincidencias, pero no de relegar, marginar y aislarse del mundo para conseguir impunidades dentro de un partido que de no ser rescatado por un líder disciplinado e institucional podría perder su registro en Veracruz, luego de ser uno de sus bastiones electorales más importantes.

El nuevo presidente del PRI en Veracruz, luego de los embates econ√≥micos, pol√≠ticos y sociales de Javier Duarte y sus c√≥mplices, y ante las pr√≥ximas elecciones, ya deber√≠a estar trabajando, pero una mano oculta en los entretelones de la pol√≠tica veracruzana y federal esper√≥ a que Fidel Herrera llegara de Barcelona para influir en una decisi√≥n que debe ser de los priistas veracruzanos √ļnicamente‚Ķ Esta columna se publica los lunes, mi√©rcoles y viernes.

 

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad

 

NR. Esta es opinión personal del columnista.