Fibromas uterinos, tumores benignos que padecen las mujeres

Foto: web
31 octubre 2017 | 14:04 hrs | Yoamoloszapatos.com

A pesar de que existen miles de campañas en las cuales se alienta a las mujeres a que se autoexploren, ya sea por cuestiones religiosas o espirituales se niegan a hacerlo, por pensar que esto se hace con el fin de conseguir un placer carnal.

No obstante es importante saber que debemos de tener un conocimiento sobre nuestro cuerpo, palparnos, mirarnos y explorarnos, esto puede llegar a ser una cuestión de vida o muerte. Son muchas vidas las que se han salvado gracias a esta práctica que muchas personas se niegan hacer.

Recuerda que la autoexploración femenina es necesaria para prevenir complicaciones de todo tipo, de hecho han sido vitales en la detección del cáncer. Conocer tu cuerpo te ayudará a reconocer cuando algo no ande bien o se esté teniendo un cambio.

El tema ha tomado un nuevo sentido al saber que existe un padecimiento que según algunos estudios es sufrido por el 70% u 80% de las mujeres en algún momento de su vida: los fibromas uterinos.

Ahora bien ¿qué son? Son una protuberancia anormal formada por una masa de células. También son conocidos como miomas o leiomiomas. Cabe señalar que no son cancerígenos ni afectan el funcionamiento normal del cuerpo, por tal motivo son llamados “benignos”.

Debido a que no afectan la salud y el buen funcionamiento de otros órganos, no es necesario extirparlos. Algunos médicos recomiendan tomar medidas antiinflamatorias, pero por lo general no se llega a ninguna medida quirúrgica.

A partir de los 18 años pueden aparecer estos pequeños bultos. Sin embargo es en la menopausia cuando se presentan con más regularidad. Se dice que las mujeres descendientes de razas afroamericanas son más propensas a padecerlos.

Aunque todavía no se saben las causas de este fenómeno se cree que puede deberse a una predisposición hereditaria. Sin embargo ninguna mujer está exenta de padecerlo. Es importante señalar que no causan infertilidad ya que no alteran de manera significativa los ciclos hormonales ni tampoco implican un riesgo para la salud.

Muchas mujeres no presentan síntomas, pero cuando los hay los más comunes son los siguientes:

Dolor durante las relaciones íntimas.

Ganas constantes de orinar.

Menstruaciones muy abundantes.

Sensación de dolor.

Existen varios tipos, además del útero es muy común que estos fibromas aparezcan en los senos, aunque se han dado casos en los que se presentan sin razón aparente, una abrupta interrupción de la lactancia también puede ser una causa. Cuando este es el caso, la acumulación de leche comienza a hacer un nódulo que puede quitarse con punción.

Como lo mencione anteriormente no hay una causa comprobada. Puede deberse a factores hereditarios o alteraciones hormonales. Aparte las cuestiones como la mala alimentación, el estrés, abuso de sustancias tóxicas como el alcohol y el cigarro pueden hacer más propensa a la mujer.

Entre un 70 y 80% de las mujeres que llegan a la edad de 50 años han padecido estos tumores en algún momento de su vida. Y si bien es cierto que son “normales” y no representan un riesgo para la salud, tampoco son deseables.

De cualquier manera es importante que empecemos a interesarnos por lo que pasa con nuestro cuerpo. Aprender a conocerlo y tocarlo es la clave al momento de detectar una enfermedad que pueda poner en riesgo nuestra vida.