Familiares de papanteco muerto en Texas: “sólo querían una mejor vida”

Mariano de 26 años, padre de tres hijos murió dentro del vagón, su hermano Humberto de 24 años y padre de dos hijos sobrevivió y convalece en Estados Unidos

Foto: Web
30 julio 2017 | 6:32 hrs | La Jornada

Papantla, Ver.- Un día después de que Mariano López Cano se fue rumbo a Estados Unidos, Beatriz, su esposa, dio a luz a su tercer hijo, pero él ya no lo pudo conocer. Aunque la decisión de irse junto a su hermano Humberto la había tomado hace tiempo, apenas dos días antes de partir, se despidió de su esposa, de sus hijos y el resto de la familia.

“Nada me va a pasar, todo va a estar bien”, fueron las últimas palabras que dio a su mujer, a quien la decisión también la tomó por sorpresa.

El domingo 16 de julio, alrededor de la tres de la tarde salió de su casa en la comunidad José María Morelos, en Papantla, junto a su hermano Humberto, entonces nadie previó el destino.

Apenas siete días después, la noticia corrió como pólvora en el pueblo: 10 migrantes habían muerto asfixiados al ser abandonados al interior de un vagón de tráiler en San Antonio Texas, otros 28 sobrevivieron, la familia no lo podía creer, pero ahí iban los dos hermanos.

Mariano de 26 años, padre de tres hijos murió dentro del vagón, su hermano Humberto de 24 años y padre de dos hijos sobrevivió y convalece en Estados Unidos.

El ayuntamiento avisó a la familia y este jueves María Luisa, madre de los jóvenes, partió rumbo al país vecino para reconocer el cuerpo y traer de vuelta a Humberto.

Sentado en el patio de su casa, junto a un pequeño altar montado, Mariano López, padre de los dos jóvenes, dice que la intención de irse a otro país era para tener una mejor vida: “querían sobresalir, poner un negocio, tener una mejor vida”.

La comunidad María Morelos está a unos 40 minutos de Papantla, se llega por una carretera repleta de naranjales, pozos petroleros y sembradíos de maíz, en el pueblo de apenas 800 habitantes hay una quietud permanente.

Don Mariano señala que la única forma de vida ahí es el campo, en temporal rentan la tierra para sembrar maíz, frijol y chile, el jornal se paga entre 100 y 120 el día, eso ganaban Mariano y Humberto en el pueblo donde estudiaron hasta el bachillerato y después decidieron formar una familia y eso al final los motivó a cruzar la frontera.

“Ellos quisieron irse, de la noche a la mañana, no tardaron ni dos días, hicieron planes, iban con la ilusión de hacer algo, no eran chicos maleados, y pues uno no sabe cuándo sale que destino llevamos, nunca pensé que iba a pasar esto”.

Mariano platica y trata de aguantar las lágrimas, no pudo ir a Texas a reconocer el cadáver de su hijo, porque apenas salió de una operación, cuenta que sus hijos decían que allá el dinero se ganaba más fácil y eso los impulsó a irse a pesar de que la familia intentó persuadirlos.

Los hermanos hicieron cuentas imaginarias, cuánto ganarían en un mes, en un año, el sueño de Mariano era comprarse un carro. “A mí me pidieron prestado, me dijeron que consiguiera dinero, estaban seguros que les iba a ir bien e iban a pagar rápido, los planes eran ganar en dólares, en dos o tres años conseguir una mejor vida, un mejor futuro para los niños”, señala.

“Le pedí que no se fuera, pero ya lo tenía decidido”: Beatriz

Todo fue tan rápido que la familia no puede ubicar quien fue el contacto de los hermanos para cruzar la frontera, cómo consiguieron el dinero para irse, pero intuyen que el dinero lo pidieron prestado y la salida fue desde Papantla.

Beatriz López Paredes conoció a Mariano en la primaria de su localidad, se hicieron novios en el bachillerato y se casaron en mayo de 2012, tuvieron tres hijos, el tercero que tiene 10 días de nacido, fue una sorpresa para el joven matrimonio.

Quizá por eso, Mariano decidió irse, fue algo no planeado: “le pedí que no se fuera, pero dijo que era algo decidido, dijo que se iba por sus hijos para que no les faltara nada”.

Beatriz tiene 24 años, entre sus manos toma y aprieta una camisa amarilla de uno de sus bebés, por la cocina donde da la entrevista están sus hijos de tres y un año: “el sábado en la noche me dijo ‘me voy mañana’, se despidió de nosotros el domingo, no pude hacer nada más”.

En el pueblo algunos jóvenes han emigrado a Estados Unidos, pero la mayor parte se va a buscar trabajo a Guadalajara o la Ciudad de México, pero Mariano nunca había salido de su comunidad, dice Beatriz.

Su hobby era el fútbol, al igual que su hermano, era parte del equipo local Los Pericos, quienes ya habían ganado dos títulos de campeonato entre las ligas locales.

Beatriz enseña la foto de equipo y la mezcla con las de su boda, donde se ve a un Mariano feliz. Ahora su futuro es incierto mientras espera la llegada del cuerpo de su esposo y piensa cómo va a comunicar la noticia a sus pequeños hijos.

“Ojalá fuera una equivocación”

La familia no tiene certeza de cómo murió Mariano, todo lo que saben, lo han visto por televisión. Ana Luisa Cano, hermana de Mariano y de Humberto, aún tiene la esperanza de que todo sea una equivocación, de que las autoridades hayan confundido el nombre entre los otros migrantes muertos, por eso esperan a que su madre reconozca el cuerpo y de la noticia oficial.

Esperan también el regreso de Humberto, su otro hermano, quien es sobreviviente de la tragedia: “él quedó impactado con lo que vivieron, no hemos podido hablar con él, queremos estar con él, sufrió mucho, quisiéramos que las autoridades puedan agilizar los traslados”, pidió la hermana.

Amado López, padre de Bertha, se lamenta por la muerte de Mariano: “Sólo de pensar como sufrieron, eso lo tenemos presente”. Ahora teme por el futuro, su hija quedó sin el apoyo de su esposo, por lo que espera que alguna autoridad pueda brindar apoyo.

Él cuenta que también trató de convencer a Mariano de no irse, “pero los muchachos se fueron, querían hacer algo en la vida, son víctimas de gente que se los llevan sin precaución, yo siento que si esa gente no existiera esos muchachos no se fueran, los engañaron, les quitan el dinero y ahora lo siento por los niños”.

Se preparan para la llegada en Papantla

Una lona en el patio con mesas y sillas anuncia la llegada a las casas de la familia López Cano, sólo están esperando la llegada del cuerpo de Mariano y a Humberto. En la cocina exterior, un altar adornado con flores y la foto de Mariano está preparado, ahí pusieron su comida favorita: frijoles con huevo, café y pan.

La comunidad se ha solidarizado con la familia, llegan durante el día para acompañarlos, mientras esperan el retorno de los hermanos migrantes.

Esperan permiso para ir a reconocer el cuerpo

La madre, la hermana y un sobrino del veracruzano fallecido en la caja de un tráiler en San Antonio Texas, Mariano López Cano, se localizan en Tamaulipas en espera de las autoridades de Estados Unidos, otorguen el permiso Internación Humanitaria para reconocer el cuerpo del familiar.

El director de Atención a Migrantes, Arián Gabriel Hernández, refirió que viajaron el jueves de Papantla a Tamaulipas para ubicarse en la frontera y así estar atentos al momento que otorguen la Internación Humanitaria y reconocerlo en una funeraria de San Antonio, Texas.

López Cano tenía 26 años, hace una semana su esposa dio a luz a un tercer hijo en la comunidad de José María Morelos y deseaba llegar a Estados Unidos para trabajar. La Internación Humanitaria es un permiso que otorga Estados Unidos para que puedan pasar los familiares a identificar un cuerpo cuando no cuentan con pasaporte o Visa.

“Estamos en la espera. Estados Unidos puede dar la autorización o no. Nosotros ya estamos en Tamaulipas para que en caso de darla, la señora pueda ir, porque la funeraria solicitó a las autoridades migratorias que alguien reconozca el cuerpo”, explicó.

Expresó que el pasado lunes, autoridades del gobierno de Veracruz se comunicaron con la familia originaria de la comunidad de José María Morelos, perteneciente al municipio de Papantla, para brindarles el apoyo sobre el traslado del cuerpo sin vida de López Cano y fue ahí cuando la madre solicitó ir a Estados Unidos para reconocer el cuerpo de su hijo.

Mencionó que la Dirección de Atención a Migrantes ha estado en contacto con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), porque es la instancia encargada de recibir la información del consulado de México en Estados Unidos.

Refirió que el día lunes la SRE solicitó a la Subsecretaría de Gobierno, a cargo de Pedro Manterola Sainz, que localizarán a la familia de López Cano en el estado de Veracruz. “Fuimos a la comunidad de Papantla de dónde son originarios y de ahí nos trasladamos al estado de Tamaulipas, para esperar la Internación Humanitaria, hacer los trámites y que la madre pueda hacer el reconocimiento del cuerpo en San Antonio, Texas.

Finalmente, Gabriel Hernández explicó que no hay una fecha específica para que el cuerpo sin vida de López Cano arribe a la comunidad que lo vio nacer en Papantla, porque todo depende de los trámites entre Estados Unidos y la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Los trámites a veces son rápidos, a veces tardan casi un mes, cuando se trata de incidentes criminales cómo ocurrió en este caso lamentable, en el que fallecieron siete de 39 migrantes cuando fueron abandonados dentro de una caja de tráiler, en la ciudad de San Antonio, Texas, encontrados el pasado domingo” finalizó.

Link de la nota: http://www.jornadaveracruz.com.mx/Post.aspx?id=170729_100148_480