Falta operación política

1 marzo 2017 | 12:03 hrs | Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

“Que sirva desde aquí, desde Veracruz para todo el país y para todos, la y los gobernadores, que este apoyo seguirá siempre -y sólo siempre- que exista correspondencia de parte de los gobiernos de los estados, compromiso de los gobiernos de los estados”. *** Apoyo de las fuerzas federales, siempre y cuando la administración estatal ponga de su parte, fue lo que subrayó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, en la conferencia de prensa que ofreció, acompañado de Miguel Ángel Yunes Linares, en el palacio municipal de Córdoba. *** Ese “poner de su parte” incluye sufragar los gastos de los elementos de la Gendarmería. El propio Osorio o admitió: “Firmamos un acuerdo con el Gobernador, estamos en el proceso, en el que tengo la instrucción del Presidente, de apoyar ante las dificultades económicas; tampoco crean que tenemos tanto nosotros, pero sí ver cómo nos ponemos de acuerdo para poder resolver el problema de que van a estar aquí las fuerzas federales”. *** Osorio Chong estuvo en Coatzacoalcos en el mes de octubre del año pasado, acompañando al entonces gobernador interino Flavino Ríos. En esa ocasión dijo que estaba ahí para informarle a la ciudadanía que las autoridades federales y estatales trabajaban en forma coordinada para recuperar la tranquilidad de los veracruzanos. Cuatro meses después, el sur de la entidad sigue con severos problemas de violencia vinculada al crimen organizado y ese mismo virus se ha trasladado a otros puntos.

* * *

Fue la bancada del PRI la responsable de que la Comisión de Hacienda del Estado en el Congreso local retirara de la agenda del día la discusión y votación de la solicitud de autorización del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para renegociar los más de 42 mil millones de pesos de deuda que tiene el estado.

La sesión extraordinaria celebrada este martes tuvo como objetivo original la resolución de ese tema, que es el que más urge al gobierno estatal, que ha advertido que el retraso en la renegociación de los pasivos tendrá severas consecuencias para las finanzas de Veracruz.

La sesión fue programada para iniciar a las 11 de la mañana, pero tuvo un retraso de más de dos horas, debido a que los legisladores priistas pusieron como condición para apoyar el dictamen, que se incluyera la aprobación para contratar un crédito de hasta 5 mil millones de pesos, con el que la administración estatal pagaría los fondos que están pendientes de cubrir a los ayuntamientos veracruzanos.

Al final no se pusieron de acuerdo, y ante el riesgo inminente de que el dictamen no alcanzara el voto favorable de los dos tercios del Congreso, sus autores decidieron retirarla y esperar a que se den los acuerdos.

Los votos en contra del PRI, sumados a los de Morena eran suficientes para echar por tierra la petición del gobernador.

“En este tema no me pongan condiciones. La renegociación es indispensable para que Veracruz avance”, les había pedido Yunes Linares a los diputados de oposición en reuniones previas. No fue suficiente.

Apenas el primero de enero del presente año, en este mismo espacio se advirtió: “El voto de confianza al que tenía derecho ya lo agotó. Compró con él la aprobación de un Fiscal General a modo y la posibilidad de hacer ajustes a su presupuesto en los próximos tres meses. Miguel Ángel Yunes Linares obtuvo el apoyo de dos terceras partes de los diputados locales para que le aprobaran su propuesta para la Fiscalía General del Estado. Lo consiguió con pura saliva. Con argumentos válidos, aunque rebatibles. La oposición decidió darle el voto de confianza, pero varios de ellos advirtieron que no siempre será así y que en futuras negociaciones la postura será mucho más rígida”.

Hoy se vio una muestra de ello. Una vez más falló la operación política, una vez más le quedaron mal al gobernador sus operadores en el Congreso local.

Pero para esto no hay Plan “B”. Yunes Linares debe seguir trabajando en la construcción de las condiciones que él considera las óptimas para superar la emergencia financiera que vive la entidad. Debe guardar por un momento al político rijoso y sacar al negociador, al de los argumentos.

Debe convencer.

* * *

Epílogo.

El Presidente de la sección instructora de la Cámara de Diputados federal, Ricardo Ramírez Nieto, advirtió que no se deben confundir a Chana con Juana. Que el procedimiento del SAT para embargar bienes del legislador Tarek Abdalá, nada tiene que ver con el proceso que se sigue a la petición de la Fiscalía General de Veracruz para desaforarlo. Según sus cálculos, para finales del mes de marzo podría estar concluyendo el procedimiento y se conocerá la resolución. No hay que comer ansias. *** Más que “observaciones”, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares hizo trizas el decreto que impulsó la diputada Maryjose Gamboa, mediante el cual pretendía que se legalizara el servicio de moto-taxis. Lo menos que dijo el gobernador de dicho decreto fue que “no cuenta con los estándares mínimos de tipo técnico, financiero, administrativo y de impacto ambiental”. A cambio de dicho decreto, Yunes Linares informó que en su Programa de Reordenamiento del Transporte Público, se determinará la pertinencia de mejorar el servicio en toda la entidad y sugirió esperar mejores tiempos antes de considerar nuevas modalidades de transporte. El decreto fue regresado a comisiones. *** Como suele suceder en estos casos, y para cultivar nuestra “percepción”, justo el día que visitaba tierras veracruzanas el jefe del gabinete de seguridad a nivel federal, Miguel Ángel Osorio, se suscitó una balacera en el puerto de Veracruz. Los reportes hablan de dos personas fallecidas y un policía herido. El enfrentamiento fue durante la madrugada del lunes y habría durado más de dos horas.

 

filivargas@gmail.com