Exigen apoyo y seguro de Vida

13 noviembre 2014 | 7:00 hrs | José Cárdenas

PAPANTLA, VER.- Los danzantes voladores piden más apoyos a las autoridades de gobierno, no reciben ningún salario, por lo cual tienen que salir a las calles  para obtener unas monedas, además el seguro de vida es parcial, ya que únicamente es válido cuando  danzan y pero no aplica en su vida cotidiana, por lo cual están sumamente desprotegidos

El presidente del consejo de vigilancia de los danzantes voladores, José Morales, mencionó  que el gobierno federal otorga una partida para el patrimonio intangible, pero el recurso nunca ha llegado a sus manos y se preguntan en manos de quién queda todo ese dinero, por lo que es de gran necesidad el ser atendidos, que se brinden mayores apoyos pues se trata de los embajadores de la cultura ante el mundo.

Recordó que en el mes de diciembre se cumplirá un año del deceso de uno de sus compañeros, del cual sus familiares vivieron un calvario para recibir el pago del seguro de vida, pues al no contar con una póliza, la aseguradora se negaba a pagar los gastos, argumentando que el documento es uno de los requisitos necesarios para reclamar el pago.

«Pedimos que se nos otorgue nuestra póliza de seguro, ya que sólo nos quieren hacer válido el pago cuando volamos, mientras podemos morir al danzar en el piso y nos desconocen como voladores, el problema será para nuestras familias que aparte de sufrir la pérdida de nosotros, darán mil  vueltas para cobrar un seguro que hasta el momento parece ser fantasma» expresó José Morales.

Señala que el seguro es «fantasma» pues en los discursos se menciona que han sido beneficiados con seguros de vida, pero jamás han recibido alguna póliza que avale dicho seguro, por lo que uno de los mayores reclamos que presentan al gobierno estatal es contar con una póliza de su seguro de vida.

Lamentó que no reciben ningún tipo de apoyo por parte de una institución de gobierno, por tal motivo se ven obligados a buscar otras alternativas como danzar en hoteles y restaurantes de municipios aledaños, donde reciben unas cuantas monedas para poder subsistir, sólo en eventos políticos y en discursos son tomados en cuenta.