Estudio revela la presencia de metales tóxicos en los cigarrillos electrónicos

Para el estudio, los investigadores examinaron una muestra de dispositivos de cigarrillos electrónicos propiedad de 56 usuarios

23 febrero 2018 | 10:08 hrs | TekCrispy

El hecho de que la inhalación de vapor producido por los cigarrillos electrónicos esté libre de los compuestos cancerígenos contenidos en los cigarrillos de combustión de tabaco, lo que visiblemente soporta las campañas en favor del vapeo, no significa que este novedosa tendencia esté libre de riesgos para la salud.

Ya los resultados de estudios anteriores advierten de un incremento en el riesgo de sufrir cáncer y enfermedades cardiacas, asociado al vapeo, y ahora una investigación aporta nuevos datos que vincula los vapores de los cigarrillos electrónicos con concentraciones de metales pesados potencialmente tóxicos.

De acuerdo a un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, cantidades significativas de metales tóxicos, se filtran desde algunas bobinas de calentamiento del cigarrillo electrónico y están presentes en los aerosoles inhalados por los usuarios.

Para el estudio, los investigadores examinaron una muestra de dispositivos de cigarrillos electrónicos propiedad de 56 usuarios. Realizaron pruebas para identificar la presencia de 15 metales comunes, inicialmente en el líquido del dispensador, luego en el aerosol que los usuarios inhalan, que es generado por el e-líquido que se calienta con una bobina de metal alimentada por baterías, y finalmente en el líquido restante en el dispositivo.

En el dispensador sólo se encontraron niveles insignificantes de cualquier metal; sin embargo, después de calentar el líquido y obtener el vapor, muchas de las muestras tenían niveles elevados de plomo, cromo, níquel, manganeso y zinc. Las concentraciones de estos metales también fueron elevadas, aunque no tan altas, en el e-líquido remanente en el dispositivo.

Estas sustancias han sido relacionadas con un elevado riesgo de provocar daño pulmonar, hepático, inmune, cardiovascular y cerebral, e incluso cáncer.

Los investigadores señalaron que el responsable más importante de esta contaminación, es la bobina metálica utilizada para calentar el e-líquido.

La Dra. Ana María Rule afiliada al Departamento de Salud e Ingeniería Ambiental la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la UJH y autora principal del estudio, expresó:

Nuestros hallazgos sugieren que el uso de cigarrillos electrónicos, en lugar de cigarrillos convencionales, puede provocar una menor exposición al cadmio, pero no a otros metales peligrosos que se encuentran en el tabaco.

Por su parte, los defensores del uso de cigarrillos electrónicos, argumentan con evidencia mixta, que el vapeo ha ayudado a las personas a reducir, e incluso dejar completamente el consumo de tabaco, lo que representa un bien neto.

Referencia: Metal Concentrations in e-Cigarette Liquid and Aerosol Samples: The Contribution of Metallic Coils; Environmental Health Perspectives; 2018. DOI:10.1289/EHP2175

Notas relacionadas