Estrenarán el documental “Tlakimilolli: Voces del telar”

Este producto audiovisual, tejido de forma conjunta y colectiva, aspira a contar las historias de  las mujeres nahuas que aún resguardan los dones sagrados del hilado y el tejido en telar de cintura de la Tlasesekya

Foto: Documental “Tlakimilolli: voces del telar”
9 agosto 2017 | 15:58 hrs | Ana Martina Ortiz León

Tlaquilpa, Ver.- El documental “Tlakimilolli: voces del telar” se estrenará al mediodía del sábado 12 de agosto en el Salón de Usos Múltiples del Ayuntamiento de Tlaquilpa.

El material cuenta con subtítulos en español, pues las tejedoras indígenas de los municipios de San Juan Texhuacan, Mixtla de Altamirano, Soledad Atzompa y Tlaquilpa que participan en el documental hablan en la lengua náhuatl de la región acerca de cómo los saberes tradicionales del hilado y el tejido en telar de cintura ocupan papeles fundamentales en la vida cotidiana y ritual de la Sierra de Zongolica.

Foto: Documental “Tlakimilolli: voces del telar”

El vocablo tlaquimilolli –contextualmente escrito como Tlakimilolli y que da título al cortometraje– deriva del verbo quimiloa: “envolver algo en mantas” o en lienzos de tela, probablemente tejidos en telar de cintura, sirviendo incluso de mortaja. En español éste hace referencia a un bulto sagrado en que los pueblos precolombinos resguardaban reliquias de sus dioses, así como implementos y objetos históricos más valiosos para la comprensión de su pasado y origen.

Los pueblos nahuas de la Sierra de Zongolica denominan tlakimilolli a la manta tejida con la que se envuelve a Jesucristo, especialmente aquella con la que se cubre al niño Jesús durante las festividades religiosas. Los mitos locales refieren que la virgen María, también nombrada Tonantzi en la serranía, fue la creadora de los textiles de lana, pues tejió el primer lienzo (tlakimilolli) de fibras animales para abrigar a su hijo. Al mirar el sufrimiento de la humanidad ante la intemperie, se apareció en sueños a las mujeres indígenas y les enseñó a tejer.

Foto: Documental “Tlakimilolli: voces del telar”

Este producto audiovisual, tejido de forma conjunta y colectiva, aspira a contar las historias de  las mujeres nahuas que aún resguardan los dones sagrados del hilado y el tejido en telar de cintura de la Tlasesekya.

“Tlakimilolli: Voces del telar” forma parte, a su vez, del proyecto “Documentación de saberes tradicionales y visibilización del trabajo artesanal de Zongolica, Ver.”, coordinado por Miguel Ángel Sosme Campos. Este proyecto fue apoyado íntegramente por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), de la Secretaría de Cultura, a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales, emisión 31.

Desarrollo del documental

El trabajo de campo del documental se desarrolló de diciembre de 2016 a febrero de 2017 con las entrevistas a once mujeres indígenas dedicadas a la confección de textiles tejidos en telar de cintura, con la finalidad de plasmar en audio y fotografía conocimientos y experiencias de las mujeres tejedoras, así como identificar a aquellas que mostraran fluidez, facilidad de palabra y gusto por las cámaras y el trabajo audiovisual.

Foto: Documental “Tlakimilolli: voces del telar”

Los once audios en lengua náhuatl se entregaron al FONCA en febrero de 2017. Una vez identificadas las posibles participantes, los cineastas Clementina Campos Reyes y Dorian Cristian Neyra Ornelas, de Eve Producciones, visitaron la región en compañía de todo el equipo de trabajo, con la finalidad de filmar los procesos textiles, testimonios y experiencias en torno a la producción de tejidos en telar de cintura. Durante esta labor se obtuvo material audiovisual de gran valor etnográfico y cultural, filmado en la lengua indígena local.  Simultáneamente, Miguel Ángel Sosme estuvo a cargo de un registro fotográfico de la práctica textil, el cual será entregado al FONCA para su resguardo y difusión.

Posteriormente, de marzo a julio, Fortunata Panzo tradujo el material audiovisual obtenido en campo y el equipo de Eve Producciones trabajó en la edición del cortometraje. La abundante información, así como la trascendencia de los testimonios hicieron que el proceso de selección y traducción se extendiera por algunas semanas, sin embargo, gracias a la disciplina y entrega del equipo de trabajo, el material fue concluido el 31 de julio y entregado al FONCA el 1 de agosto para su revisión y evaluación.