Este glaciar peligra; si se derrite inundará ciudades enteras

De acuerdo con los investigadores, la Antártida tiene casi ocho veces más hielo que Groenlandia

Foto: vcm.emol.com
11 julio 2019 | 14:12 hrs | Notimex | Ciencia y Tec

Ciudad de México.- La Antártida llegó a un punto de inflexión y su deshielo, suscitado por el calentamiento global, podría provocar un aumento en el nivel del mar más rápido de lo esperado, alertó hoy un nuevo estudio.

Foto: elcomercio.pe

“En los últimos seis años, cinco glaciares antárticos observados de cerca han duplicado su tasa de pérdida de hielo y al menos uno, el glaciar Thwaites, puede estar en peligro de sucumbir a esta inestabilidad, un proceso volátil que empuja el hielo hacia el océano rápidamente”, refirió.

De acuerdo con el estudio financiado por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, (NASA), la Antártida “llegó a un punto de inflexión, donde la fusión de los glaciares se acelerará y se volverá irreversible”.

Foto: vcm.emol.com

Alex Robel, profesor asistente en el Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos, y quien encabezó la investigación, apuntó que en caso de activarse esa inestabilidad “la capa de hielo podría perderse en no más de 150 años, incluso si las temperaturas dejaran de subir”.

De acuerdo con los investigadores, “la Antártida tiene casi ocho veces más hielo que Groenlandia y 50 veces más que todos los glaciares de montaña juntos”.

“El glaciar Thwaites contiene suficiente hielo para aumentar los niveles globales del mar en unos 50 centímetros. El aumento del nivel del mar causaría el aumento de las inundaciones costeras y mareas”.

Foto: elcalientamiento.blogspot.com

“Una pérdida completa de la capa de hielo de la Antártida aumentaría el nivel global del mar en unos cinco metros, sumergiendo las ciudades costeras de todo el mundo”, apuntaron.

“La pérdida de hielo extensa comenzaría en 600 años, sin embargo, los científicos creen que esto se adelantará al menos unos 400 años dependiendo del ritmo del calentamiento global y la naturaleza de la inestabilidad”, indicaron los investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la Universidad de Washington.

 

Con información de Notimex.