Este es el nuevo Lincoln MKZ híbrido

29 Km/l, asientos de piel, y altísima tecnologia

24 octubre 2017 | 12:31 hrs | Atracción 360

Fue justo en el Auto Show de Los Ángeles del año pasado cuando Lincoln levantó el telón y presentó la recién esculpida figura de su modelo MKZ.

Ya ha pasado casi un año de aquel momento y hoy, la firma nos vuelve a sorprender con la presentación de la variante híbrida de este modelo que orgullosamente es ensamblado en nuestro país.

El objetivo que Lincoln quiere cumplir con el MKZ Hybrid es el de ofrecer en nuestro mercado un vehículo dotado con lo mejor de la casa en cuando a diseño, lujo y confort pero con una mecánica que, además de eficiente, sea amigable con el medio ambiente.

De modo que los ingenieros de la compañía colocaron un tren motriz híbrido compuesto por un motor a gasolina de cuatro cilindros 2.0 litros, que por sí sólo entrega 141 caballos de fuerza, y un propulsor eléctrico alimentado por un paquete de baterías de iones de litio.

La fuente de poder térmica echa mano del ciclo Atkinson, lo que significa que cuando los pistones inician su carrera de compresión, las válvulas de admisión permanecen abiertas un instante más para que parte de la mezcla de aire gasolina regrese y sólo se quema la gasolina estrictamente necesaria… ¿divertida la ciencia no?

La potencia total del sistema a las ruedas delanteras es de 188 hp y 129 lb.-pie de torque, administrados por una transmisión eCVT. Esto significa que a velocidades por debajo de los 135 km/h, el auto se moverá impulsado por el motor eléctrico, sin embargo, si presionamos el pedal del acelerador con más firmeza para incrementar la velocidad, el bloque térmico entrará en acción para trabajar de manera conjunta, siempre y cuando las baterías tengan la suficiente energía.

Para recargarlas, el MKZ Hybrid utiliza un sistema de frenos regenerativo (de disco con ABS), el cual aprovecha cerca del 90 por ciento de la energía calorífica que se produce por efectos del calor y la fricción de las balatas con los discos y la transforma en energía eléctrica, misma que se almacena en las baterías.

Todas esta joyas de la ingeniería permiten que el vehículo ofrezca un rendimiento de combustible combinado de casi 29 km/l en un auto que supera los 1,600 kilos. Con tremendas prestaciones podríamos recorrer con un sólo tanque (y como reyes postrados sobre asientos de piel con ajuste eléctrico con calefacción) más de 1,400 kilómetros… ¡qué maravilla!