Estado de derecho fallido

23 enero 2016 | 9:38 hrs | | Tomás Mundo

Desgraciadamente sigue siendo nota central en Veracruz la desaparición en Tierra Blanca, de los cinco jóvenes originarios de Playa Vicente.
Y vemos con desgracia, que el estado de derecho en Veracruz no existe, bueno, solo para los amigos y para los enemigos, pero no en la forma para la cual fue creado el derecho, y vistas asi las cosas, en Veracruz el estado de Derecho no existe.

Me explico: Es deleznable, reprobable por donde se le quiera ver el hecho que elementos de la policía estatal, acreditada, profesional, preparada, capacitada, certificada, en la que se han invertido miles de millones de pesos, para darle a los veracruzanos, eso, seguridad, sean los señalados por la fiscalía de haber sido los que entregaron a esos cinco jóvenes a la delincuencia organizada.

Y como siempre suele pasar las autoridades, desde el gobernador, han declarado. Se aplicará todo el peso de la ley a los policías, discurso abstracto; no defiendo a los policías que son señalados, aclaro, pero ellos, los policías, tienen derechos, derechos humanos que hay que respetar; porque surgen varias dudas, si ellos son, que bueno que los detengan que les respeten sus derechos y que sean sancionados conforme lo señalen las leyes respectivas, no todo el peso de la ley; pero aquí viene el tema central, la sanción debe ser conforme a las pruebas que aporte la fiscalía, no pruebas confesionales; no pruebas de referencia; prueba robusta y convincente, apoyado todo en derecho, ese es el trabajo de la fiscalía, no solo hacerlo mediático ahorita; y por presiones sociales, y políticas detener a los policías; porque les aseguro, que si esos policías no son los verdaderos culpables, la culpa seguramente –dirá la fiscalía- es de los jueces.

Simplemente si no son ellos los verdaderos culpables, se irán a la calle, porque los tribunales federales si saben ser garantes de la Constitución Federal.
Dejé a un lado los integrantes del poder judicial porque es mas que evidente, y lo digo sin ningún temor a equivocarme, solo algunos jueces se salvan, que no tiene independencia, que reciben indicaciones del ejecutivo.

Quieren pruebas? No les parece extraño que a un día de vencerse el plazo constitucional para que resuelvan la situación jurídica de los primeros 4 policías implicados en la desaparición de los jóvenes se haya reunido el gobernador del estado y los magistrados –encabezados por su presidente- del poder judicial estatal?

Coincidencia, línea o soberbia? Al día del vencimiento del plazo se dictó auto de formal prisión a los policías.

Creen ustedes que el juez que lleva la causa si no encontraba elementos los dejaría libres?
Cuántos asuntos hay en Veracruz que no se han resuelto? Miles, pero esos no son presión social.

¡!Ah¡¡ pero cuando entra la presión social, quien sabe de donde, pero en forma inmediata aparecen los responsables, responsables que al paso de los años, o cuando la presión social se diluye obtienen su libertad: la causa: falta de pruebas, y violación del proceso, etc.

Si eres enemigo del sistema; inmediatamente surge la llama de justicia; por citar otro ejemplo, el alcalde de Soledad Atzompa. Se manifestó muchas veces para exigir y exibir al gobierno del estado como un ente que se olvidó de los indígenas veracruzanos; y que recibe a cambio? La aplicación del derecho: orden de aprehensión; ojalá se defienda correctamente y podrá justificar su actuación; porque si actuó así fue para reclamar al gobierno del estado le diera los apoyos que le corresponden a su comunidad, olvidada por todos.

Si eres amigo del sistema, surge de inmediato la impunidad, quien no recuerda las lesiones que provocó a su amante el alcalde actual de Fortín, pero ese es amigo del sistema, el resultado, quedó exonerado de inmediato por la Fiscalía General.

Quien no recuerda el caso emblemático de la extraordinaria periodista, y mejor ser humano Mary José Gamboa; estuvo indebidamente privada de su libertad; el motivo, no estar de acuerdo y criticar a las acciones de Gobierno del Estado.

Hoy, los familiares de los jóvenes desaparecidos que claman justicia, que exigen les entreguen a sus hijos, qué reciben a cambio de quienes tienen la obligación de ser los garantes de darles seguridad, paradoja: reciben amenazas para no seguir exigiendo sus derechos.

Quien no recuerda la forma burda y llena de un gran analfabetismo jurídico –término que acuñó el maestro Raúl Cervantes Ahumada- como resolvió y exoneró en forma expedita la Fiscalía General del Estado a los funcionarios públicos responsables de desvíos millonarios de recursos para los veracruzanos, la resolución no se dio conforme a derecho, si no conforme al derecho penal del amigo.

El estado de derecho en Veracruz, no existe, no funciona; corrijo, el estado de derecho existe según los intereses de los poderes ejecutivo y judicial.

Pero de todo esto, somos culpables y en mucho, los abogados; los veracruzanos que nos dejamos; porque no exigimos nuestros derechos más allá de las fronteras veracruzanas.
Hagámoslo, sumemos esfuerzos; hagámoslo por los desaparecidos de Playa Vicente; por el asesinato del hermano de Gonzalo Guízar; por los que no tiene voz fuerte para exigir que las autoridades les cumplan sus mas elementales derechos.

Hagámoslo por todos nosotros, para exigir, por los canales legales, que los miles de millones de pesos desviados por servidores públicos del estado, regresen y se destinen para los fines que fueron etiquetados.

Mientras eso no suceda el estado de derecho en Veracruz será una ficción, una utopía, una abstracción; Veracruz tiene un estado de derecho fallido.