Escasez de ética universitaria

5 julio 2017 | 10:17 hrs | José Ortiz Medina

Apenas el 14 de diciembre de 2016 fue aprobado por el CUG el C√≥digo de √Čtica de la Universidad Veracruzana que intenta recuperar principios y valores declarados como propios de la UV, pero cuya inobservancia no trae un proceso sancionador, lo que se antoja se traducir√° en una verdadera carta de buenos deseos, pues se trata de una norma que carece de ‚Äúdientes‚ÄĚ y por tanto, como dec√≠an los cl√°sicos del Derecho, es un claro ejemplo de una norma ‚Äúimperfecta‚ÄĚ.

Llama la atención que sea en la recta final del rectorado de Sara Ladrón de Guevara y justamente en el escenario de su pretendida reelección, cuando se quiere cubrir ese flanco abierto, después de tantas faltas de ética, legalidad, honradez, imparcialidad y eficiencia.

Recientemente han trascendido sinn√ļmero de violaciones a la legislaci√≥n, tropel√≠as, tr√°fico de influencias, nepotismo, amiguismos, compadrazgos y conflicto de intereses. En suma, un ejercicio del poder de la Rector√≠a, carente de √©tica, muy a pesar de su codificaci√≥n a escasos meses de concluir el rectorado.

Veamos un caso. El ejercicio de la √©tica universitaria tuvo como principales destinatarios a todas las autoridades y funcionarios universitarios, y fueron algunos de ellos quienes en primer lugar la incumplieron. Para contratar un servicio o comprar un bien con dinero p√ļblico, se deben seguir a pie juntillas, procesos legales ampliamente conocidos por las √°reas encargadas de las adquisiciones.

Entre las disposiciones éticas universitarias, éstas sí con imposición de sanciones, que se encuentran en el reglamento para las adquisiciones, arrendamientos y servicios de la Universidad Veracruzana, destacan las que ordenan expresamente a las unidades compradoras, abstenerse de recibir propuestas o celebrar contratos con quienes el servidor universitario tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo parientes consanguíneos, o incluso si el servidor universitario forma o haya formado parte de alguna asociación o sociedad.

El caso es que la Rectora, en un abierto ejercicio nada √©tico y solapando un conflicto de intereses, permiti√≥ la contrataci√≥n de una empresa que presta servicios radiol√≥gicos y de an√°lisis cl√≠nicos y de laboratorio, de apellido Guerrero, cuando es del conocimiento p√ļblico que, la titular de la unidad contratante, al momento de la contrataci√≥n, formaba parte de esa sociedad civil, violando flagrantemente las disposiciones reglamentarias de la Universidad.

Otro caso. Si bien se trata m√°s de legalidad y transparencia que deben caracterizar al proceso de sucesi√≥n rectoral, la falta de √©tica no anda muy lejos de este acontecimiento inusual. La honorable Junta de Gobierno decidi√≥, por alguna raz√≥n que nadie entiende, adelantar el proceso sucesorio violando la propia Ley Org√°nica y Ley de Autonom√≠a, que establecen procedimientos y tiempos exactos para ello. Lanz√≥ el libro blanco que contiene el ABC del proceso de designaci√≥n, con lo que no solo ‚Äúcalent√≥‚ÄĚ a la Rectora a declarar su intenci√≥n de reelecci√≥n, sino que expone a la instituci√≥n a que su autonom√≠a pueda ser vulnerada por agentes externos, sobre todo en tiempos pol√≠ticos dif√≠ciles.

Adem√°s, en un franco desconocimiento de legalidad que se puede prestar a suspicacias y que evidencia la notoria escasez de √©tica con que se pueden conducir sus decisiones, en su sesi√≥n 118 del 9 de febrero pasado, la Junta tuvo la duda de si en la convocatoria para designar al Rector ‚Äúes conveniente aceptar los l√≠mites de edad que dentro de los requisitos para ser Rector establece la Ley Org√°nica‚ÄĚ, lo que todav√≠a es sometido a la apabullante votaci√≥n de 6 votos contra 1.

Ante este escenario, los universitarios se encuentran verdaderamente preocupados porque en el proceso de designaci√≥n de Rector, que legalmente inici√≥ el 30 de junio, la Junta de Gobierno logre una aut√©ntica transparencia y √©tica en la decisi√≥n colegiada que tomar√°n, desde luego, respetando lo establecido en las leyes org√°nica y de autonom√≠a, as√≠ como el propio Reglamento de la Junta que se√Īala con puntualidad la b√ļsqueda de un juicio de idoneidad acad√©mica entre lo que necesita la Universidad y las caracter√≠sticas de los candidatos.

No estará por demás recordar a la honorable Junta que lo que ahora requiere la máxima casa de estudios es un Rector ético, que recupere los valores y principios universitarios perdidos en esta administración.

RECORTES:¬†Los¬†‚Äúfans‚ÄĚ de Ricardo Garc√≠a Guzm√°n ya lo andan promoviendo para candidato a diputado local, federal o hasta el Senado de la Rep√ļblica‚Ķ La diputada Yazm√≠n Copete no tiene llenadera. No s√≥lo impuso a su hijo Argenis V√°zquez Copete como alcalde en Santiago Tuxtla, sino que ahora la legisladora pretende imponer a su otro v√°stago, de nombre Julio y de los mismos apellidos del primero, como abanderado a diputado local por esa misma demarcaci√≥n. Mientras tanto, Arturo Herviz Reyes, alcalde electo de √Āngel R. Cabada, ya expres√≥ su total apoyo a Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, lo que ser√≠a una traici√≥n al gobernador Miguel √Āngel Yunes Linares, quien fue quien no s√≥lo apoy√≥ las aspiraciones de Arturo, sino tambi√©n los proyectos pol√≠ticos de su amiga personal√≠sima, Yazm√≠n Copete. ¬ŅO ser√° acaso que lo de Herviz sea una amenaza para finalmente negociar y as√≠ poder imponer a Julio V√°zquez Copete como postulante a representante en el Congreso local? Todo puede suceder‚Ķ En el domicilio de Ana Ferra√©z Centeno, ex candidata de la alianza PAN-PRD en Xalapa, que fue asaltado este martes, justo enfrente de la residencia, hay una c√°mara del C-4. Ya se sabr√° qui√©nes fueron los rateros.

*Esta es opinión personal del columnista