Esa semana terrible

26 diciembre 2017 | 9:03 hrs | Gilberto Haaz Diez | Gilberto Haaz Diez

*La vida sería imposible si todo se recordase. El secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse. Camelot

Bien dice ese tema manzaneriano, que la semana tiene más de 7 días. Y unas veces, como esta que se cerró, llega con dificultades en la vida. Para empezar el Real Madrid fue apabullado por un Barcelona incontenible. Al que la Liga ya le hizo ver la luz del campeonato. Con horario raro, porque en España juegan por lo regular a las 10 de la noche y quién sabe qué mosca le picó a estos gachupas y lo pusieron a la hora que en México eran las 6 de la madrugada. Tiempo de lechero, todo para que en el Lejano Oriente lo vieran cómodos. El primer tiempo Real Madrid parecía que se levantaba con el triunfo, pero del otro lado hay alguien que no es de este mundo, Leonel Messi que, cuando despertó, les dijo hasta allí han llegado. Y hasta allí llegaron. He tenido la suerte y fortuna, y los euros también, porque el clásico es caro, de poder ver un par de desafíos madrileños y catalanes. El último lo vi en Madrid con mi nieto Chicharito, que de 11 años que tenía pudo ver la plantilla más grande que la historia de la humanidad en el fútbol ha parido. Aquella vez, también Barcelona les ganó en el Bernabéu. Pero eso no tiene la menor importancia, diría Arturo de Córdova, el estar allí y ver ese escenario, lo mismo en el Bernabéu que en el Camp Nou, es algo que ni la tarjeta Master Card puede comprar, a veces.

 LA OTRA NOTICIA

 Otra de las noticias, porque se juntaron muchas, fue el alumbramiento de ChikiYunes, a quien algunos ya llaman en las redes, Chikigóber. Lo que se presagiaba salía a la luz. Se ha registrado para ser precandidato del PAN al gobierno de Veracruz, al que a su padre solo las circunstancias de la vida le dieron dos años. Supe porque un picudo panista me lo contó, que cuando brotaban las candidaturas a Veracruz y Miguel Ángel padre se apuntaba, habló claro y contundente con Ricardo Anaya, y un poco después con Margarita Zavala, por aquello de que cualquiera de los dos podrían ser los precandidatos a la presidencia.  Miguel les dijo así, con inspirado acento, como en el Brindis del Bohemio, sin chupes, que se sacrificaba al ir por esta gubernatura de dos años, porque dos años no es nada, y poco se podía hacer. Entre apresar y corretear a los del pasado duartista, se le ha ido el año, y aunque hay avances, la gente le pide y exige que la seguridad sea lo prioritario. Pues Miguel les dijo que se ‘sacrificaba’ con la condición de que su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, tomara el relevo y la estafeta para los 6 años que vienen, si ganan. Le aceptaron el trato y ahí está el joven alcalde de Boca del Rio listo para emprender la aventura electoral y esperar al otro Yunes (José Yunes Zorrilla), que se lo encontrará del otro lado del rio, para ir por la segunda versión remasterizada de un Kramer contra Kramer, o sea, otro Yunes contra Yunes. De Yunes está lleno ahora el mundo político veracruzano, son como los Kennedy bostonianos, guardando sus debidas proporciones y grandezas. Y el otro acecha, para que en seis años sea el tercer Yunes gobernador, si las circunstancias se dan.

 LA TERRIBLE TERCERA

 La penúltima de la semana, que venía precedida del secuestro del hermano Ahued jalapeño (Gerardo Ahued Bardahuil), lo que cimbraba a Téllez Marie y al Fiscal de Hierro, WincklerMan, ponía a las redes sociales mentando madres. Por la inseguridad que se vive, más que aseguraban había entrado un grupo por él a su consultorio, como si estos desgraciados fueran a pedir cita médica. Al ser rescatado, poco tiempo después, afortunadamente, surgían los comentarios que el mismo gobierno había planeado todo, y su liberación rápida permitió eso. Lo cierto es que la Fiscalía de Jorge Winckler se puso las pilas y, me imagino, con los sistemas que tienen para detectar malos y detectar malos momentos, con drones, escuchas y lo que haya, haiga sido como haiga sido, diría el ínclito, fue un éxito la liberación y detención de los rufianes, a quienes mínimo deben esperarles 100 años de cárcel, porque el secuestro en México tiene castigos severos. La foto donde se encuentran los dos Ahued y Téllez Marie, ya repuesto de sus soponcios, y Jorge Winckler, da cuenta de que así debe ser la cosa, es cierto que no se pueden evitar las maldades, pero es cierto que, cuando se detienen o abaten a los responsables,  y se castigan, con eso la ciudadanía queda satisfecha y no hay impunidad.

 EL DE NEMI DIB

 A Nemi Dib lo vi hace tiempo en el Asadero Cien de Xalapa. Él comía con un amigo y uno, en mesa aledaña con un par de amigos. Nos saludamos. La foto de rigor. Ya le soltaban las filtraciones de que en su tiempo de secretario había habido hoyos, como en el Titánic, Nemi me aseguraba que estaba limpio. Que nada debía, ni nada temía. No salíamos del asombro cuando brotó la noticia, Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario de Salud, había sido detenido y entonces comenzaron de nuevo los rumores malsanos. Que lo hicieron para tapar lo de Ahued, que ya lo tenían ubicado desde cuándo y que era el momento para acallar lo demás. Lo cierto que es Nemi Dib, de quien yo pensaba andaba por Barcelona cuidándose de ser apresado, y estaba tan cerquita, en Puebla, fue uno de los funcionarios allegados al duartismo, cordobés, funcionario público de mucha carrera y tiempo, y comenzaron los memes a surgir, junto a Gina, Bermúdez, Duarte y quizá Audirac, se vio al Fiscal de Santa Clós y a ellos tras las rejas, con la misma vestimenta. Toño Nemi sabrá defenderse y sabrá que, cuando llegan las desgracias, se está solo. Los amigos se dan la vuelta y nadie se enlía ni solidariza. Es muy mala fecha, siempre será mala fecha para ser detenido, pero esta es mas, porque son días que se convive con la familia. Pero se está con vida, y siempre hay que luchar contra lo que se ponga en el camino. Le conozco y siempre tuve un trato con él amable y de respeto. No voy a hacer leña de ese árbol que está caído. Deseo que libre las acusaciones y demuestre su inocencia, como él repite que la tiene. Y falta lo del Beltrones, pero esa historia es para otro día. Qué semana.

www.gilbertohaazdirez.com

*Esta es opinión personal del columnista