EPN y su visita a Veracruz

6 noviembre 2017 | 22:37 hrs | Javier Roldán Dávila

Peña no lanzó la moneda al aire y pensó: el que entendió…entendió

La visita que realizó el presidente Peña a la entidad, generó expectativas ante la posibilidad de que el Tlatoani mandará alguna señal típica del quehacer político ‘a la mexicana’.

Y en efecto, si nos atenemos a los simbolismos que caracterizan estas giras, sobre todo en el marco del proceso electoral del próximo año, podemos obtener algunas conclusiones.

En principio, a pesar de lo que algunos comentaristas locales señalaron, sobre que el mexiquense dejaría en el abandono al gobernador Yunes en el combate contra la inseguridad, Peña decidió que las fuerzas federales permanezcan en Veracruz hasta el final de su sexenio. No se dio la presunta ruptura que los críticos de Yunes predijeron, la alianza continúa, los intereses de Los Pinos aparentan ser distintos a los de los opositores jarochos.

Por lo que toca a las aspiraciones de los priistas locales, destaca la deferencia que el mandatario tuvo con la delegada de la SEDESOL, Anilú Ingram, que es una de las dos mujeres mencionadas como posibles contendientes del tricolor para llegar al Senado, la otra, es la delegada del ISSSTE, Elizabeth Morales, que no figuró en las reseñas.

En lo que atañe a los suspirantes a la candidatura a gobernador, los senadores José Yunes y Héctor Yunes, no hubo señal en ningún sentido, de acuerdo a las crónicas periodísticas.

Además, ninguno de los dos punteros en la búsqueda de la candidatura presidencial, José Antonio Meade y Miguel Ángel Osorio Chong, estuvieron presentes en el periplo.

Así pues, el gran elector, dejó al respetable con más dudas que certezas. Privilegios del poder.