Energéticos

10 julio 2016 | 21:07 hrs |

APUNTES SOBRE FINANZAS

POR: JUAN F. AGUILAR DE LA LLAVE

Hace algunos días comentaba acerca de los incrementos a los precios de las gasolinas, Magna y Premium que tuvieron aumentos de 24 y 34 centavos para costar 13.40 y 14.37 pesos por litro a partir del primero de este mes; las razones esgrimidas por el gobierno federal, la recuperación estacional de la cotización del crudo.

Esta medida es congruente con la autorización que diera el Congreso de la Unión, que en términos reales le dejo la potestad al ejecutivo para moverse de acuerdo a las cotizaciones de mercado, o sea manga holgada por no decir ancha.

El complemento fue hecho hace unos días por el ahora ex Director de CFE Enrique Ochoa Reza, al anunciar incrementos en las tarifas eléctricas de acuerdo a los servicios que proporciona detallándolos de la siguiente manera:

1.- Sector Industrial, entre 2 y 5 por ciento.

2.- Sector comercial, entre 5 y 7 por ciento.

3.- Domestica de alto consumo, 6.8 por ciento.

4.- Domestica de bajo consumo, sin aumento.

Este último servicio a decir por el ex Director, es donde se encuentra el 98 por ciento de los usuarios domésticos, los de alto consumo son aproximadamente 400 mil.

Pero este es un porcentaje cualitativo; el del absoluto o sea el dinero que se recibe no creo que llegue al 10 por ciento.

El motivo de los incrementos explica el ex funcionario tiene que ver con los aumentos que han experimento los combustibles que les vende PEMEX,

especialmente el del gas natural principal fuente de generación para la producción eléctrica.

En el 2014, año en que se planteó la Reforma Energética al Congreso de la Unión, se les informo a los señores diputados y senadores y se hizo la comunicación a la sociedad; que el sector energético impulsaría:

“El apoyo a la economía familiar mediante la disminución del precio de la luz, del gas y de los alimentos, así como la creación de empleos formales de calidad y bien remunerados y un mejor abastecimiento de combustibles”.

Cito también como otra finalidad:

“La competitividad del país, haciendo posible que las pequeñas y medianas empresas mexicanas, gasten menos en energía, y que PEMEX y CFE utilicen sus recursos para modernizar y asimilar tecnología de vanguardia”

Fuente: Reformas.gob.

La reacción del sector empresarial no se hizo esperar:

“ El incremento en las tarifas eléctricas tendrá un impacto directo en la operación del sector industrial, el cual eventualmente podría afectar al consumidor, advirtieron la Confederación de Cámaras Industriales(Concamin), y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación”

Esta alza de 2 a 5 por ciento manifestaron difícilmente será absorbida en su totalidad por la planta productiva y reduce el margen de maniobra para evitar el traslado a los precios del consumidor.

Si a lo anterior le aunamos la depreciación del peso, el ajuste a las gasolinas el diésel y la energía eléctrica, hace inevitable aumentar nuestros productos.

El Presidente de la Concamin señalo como otra causal de los aumentos del gas natural el cálculo del precio, al cambiar la metodología al incluir el doble cobro del transporte, situación que ha reiterado a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y del cual no ha recibido respuesta.

Para quien no lo sepa la Reforma estableció el “Centro Nacional de Control de Energía” como un árbitro independiente que garantice que la electricidad que llegue a los hogares, pequeños negocios e industriales sea la más barata.

De este organismo no se sabe nada.

Esta semana David Colmenares Paramo en su columna que publica el Financiero cita:

El repunte de los precio del petróleo, tiene ventajas y desventajas, ya se observaron efectos del precio de la gasolina y la electricidad y llegaran pronto las participaciones a los estados y municipios.

El bálsamo de las finanzas estatales, ha sido desde 2015 el IEPS a gasolinas que a partir de este año es a tasa fija, el cual crece 22.8 por ciento en junio esto es 195 mil millones de pesos, el doble del componente petrolero este año.

Nada más fíjese las diferencias apreciado lector, antes el gobierno federal subsidiaba la gasolina llegando a cifras de 50 mil millones; ahora por el contrario recibe una cantidad muy superior.

Esto nos lleva a concluir: el Brexit, obliga al gobierno a ajustar sus egresos en el PEF (Presupuesto de Egresos), a aumentar sus ingresos mediante la venta de bienes y servicios, (electricidad y gasolinas); adicionalmente a medio controlar la cotización del peso frente al dólar aumentando los interese en .50% y modifica su expectativa de inflación en un tres por ciento.

Por su parte los industriales y comerciantes repercuten los aumentos en sus productos, ajustándose a las condiciones de mercado, y el producto de todos va contra el consumidor léase pueblo que paga todos estos aumentos si quiere comer, vestirse, tener luz y moverse en su automóvil.

Y mientras recibe el PRI como líder al que anuncio en días pasados el incremento a los precios de la electricidad; o sea puntos negativos para el 2018, no habrá alguien quien aconseja políticamente a nuestro presidente; o el objetivo es perder.

JFA 9.07.16