‘Encuentros y murmullos’ de seis mujeres poetas

Foto: Especial.
18 enero 2018 | 12:36 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- La mujer contemporánea que mira su entorno integral: familia, sociedad, naturaleza, amistad, violencia, solidaridad, valores y sentimientos, entre otros tópicos, es la coincidencia de las seis poetas –diferentes por sus edades y profesiones– que confluyen en el libro Encuentros y murmullos.

Este caleidoscopio de la feminidad, como lo llama María de Jesús Herrera Barreda en su texto que escribió para la presentación llevada a cabo en el Paraninfo del Colegio Preparatorio de Xalapa, despliega las inquietudes poéticas de Alicia Soto Palomino, María Rosa Muñoz Ceballos, Elissa Rashkin, Itzel Amor García Gutiérrez, Xareni Reyes Soto y Esperanza Pino Méndez, aglutinadas en la Red Independiente de Mujeres Escritoras:

“Hay coincidencias y divergencias entre ellas: son mujeres que escriben, pero cada una posee su propio contexto desde el cual se inspira. El trabajo reúne, por tanto, temáticas de la mujer en diversas etapas de la vida, desde la mujer en la plena juventud de los veinte años con su vida y obligaciones universitarias, hasta la mujer que vive la plenitud de los setenta años y observa su trayectoria, sus múltiples vivencias, sus orgullos, hazañas o derrotas, sus temores o inquietudes, sus deseos, sus amores o desamores…”

Foto: Especial.

Para no dejar alguna de estas voces sin ser oída por el público asistente y que conociera sus sentimientos, anhelos y deseos desde una perspectiva realista y actual, en la presentación se combinaron los comentarios de María de Jesús Herrera con las lecturas de algún poema de las seis autoras.

Alicia Soto dejó esta tarea en manos de la maestra de ceremonias, pues “me hubiera ganado la emoción”, le confesó a alguien durante el brindis. A sus dos hijas les dedicó:

“Sin temores”

Como ave que surca el cielo

Y el sol incendia la montaña

Así,

Libres las quiero

Y espero con la luz de la mañana

Verlas marchar tras sus sueños

Llevar a cuestas la patria,

La historia

La misión de crear un nuevo mundo

Donde sus anhelos guíen sus pasos

Hacia la victoria y el triunfo

Recuerden

Son aves que surcan los cielos

Para volar cada vez más alto

Que las derrotas no las detengan

Al contrario

Que éstas las hagan

Cada vez más fuertes.

 

María Rosa Muñoz Ceballos no dudó en admitir que su poema “Alzheimer” lo inspiró una amiga muy querida que padece dicha enfermedad. En una parte clama y reclama:

Alzheimer

Demencia senil

Locura o cómo quieran llamarle

Yo te llamo ladrón

Ladrón que roba días de sol

Y deja noches negras

Enemigo invisible

Que se alimenta de vida

La poca vida

Que es el alimento de la vejez.

Con su característico acento extranjero pero arraigada ya en Xalapa, pues trabaja como investigadora en la Universidad Veracruzana, Elissa Rashkin no soslayó una realidad que lacera a muchas familias veracruzanas: las fosas clandestinas.

“Me impacta de manera especial el poema ‘Shizuko’, el cual, hace una referencia cinéfila que, no obstante, guarda un doloroso enlace con el contexto actual de muerte y desapariciones. Explorando entre el verso libre y el métrico, con leves resabios surrealistas y de repente un erotismo sutil, los poemas de Rashkin dejan un buen sabor”, indicó María de Jesús Herrera.

Las múltiples imágenes y la variedad léxica de “Un encuentro con mi esperanza”, el título colectivo de los poemas de Itzel Amor García Gutiérrez, colorean y transmiten sentimientos y sensaciones de paz y de armonía.

Asimismo, de acuerdo con el Prólogo de Lourdes Hernández Quiñones, “estructura parte de su discurso poético en dos figuras que pueden ser la naturaleza o el amor, y a través de la metáfora va tejiendo versos en torno al sentido amoroso; también construye un homenaje poético a su padre a sus orígenes y a su anhelo de ser una mujer feliz”:

Levanto los pasos

Que marcaron una a una

Las heridas del tiempo

Esquivo con fervor

Cada lágrima de angustia

Sostenida por los sueños.

Xareni Reyes Soto, la “Alma viajera”, como el título de su capítulo poético, fue la única ausente por estar en Holanda, donde cursa una maestría en Matemáticas. Tanto María de Jesús Herrera Barreda como Lourdes Hernández Quiñones destacaron su juventud y de cómo desnuda su alma de niña y que se transmuta en una mujer que posee anhelos de superación profesional sin abandonar su crecimiento personal y espiritual.

Las “Meditaciones”, de Esperanza Pino Méndez, son “pensamientos profundos expresados con palabras especialmente seleccionadas, además de imágenes fastuosas de la naturaleza que nos hacen recordar los poemas de Pellicer”.

Foto: Especial.

Mencionó María de Jesús Herrera, para agregar que “Pino observa su entorno y alcanza el éxtasis al admirar el entorno natural como algo maravilloso y exuberante que pocos se detienen para apreciar. Tiene un estilo definido y constante en el cual se observa la necesidad de cantar a la esencia xalapeña, aunque también incluye en su selección poética temas actuales, como ‘En el terruño’, emotivo poema a los 43 normalistas de Ayotzinapa. En conjunto, entre imágenes sensoriales y sinestesias, sobresale el optimismo, aunque el dolor lacere”.

Lo anterior se observó cuando la autora leyó:

“Jacaranda”

Primoroso árbol violáceo,

hermoso árbol jocoso,

alegre, jacarandoso

y orgullo de Sudamérica.

Graciosa copa de árbol con

imponente colorido.

Copa vaporosa, majestuosa, soleada

de enorme glamour floral.

¡Jacaranda!

Tu fruto en valvas ambarinas

inspira manualidades afines,

tu tronco fuerte, multiforme

y servicial.

¡Alfombras!

Alfombras jacarandosas

con flores tubulares en tono azul violeta,

matizan y hechizan el césped de los parques.

Calles, aceras y jardines se decoran

con este gigantesco árbol

de ramaje airoso.

¡Jacaranda!

Árbol ornamental

eres una maravilla de color,

un espectáculo estacional.

Árbol romántico, bellísimo,

tu floración primaveral

engalana a nuestra ciudad de Xalapa.

¡Jacaranda!

¡Jacaranda subyugante!,

eres un tesoro…

poético visual.

 

Encuentros y murmullos

Es una antología poética –dedicada “A las mujeres que se atreven a escribir con valentía y firmeza”– y una compilación de experiencias, trabajo y conjunto de imágenes, sonidos y significados.

“Somos mujeres intelectuales que nos atrevemos a decir lo que pensamos y sentimos. Esta aventura, hoy reflejada en un libro, contiene parte de nuestras historias y sentimientos que por mucho tiempo permanecieron callados, ocultos en nuestras almas y que ahora compartimos transformados en palabras”, explicó Alicia Soto Palomino, una de las autoras y coordinadora de la Red Independiente de Mujeres Escritoras.