En pleno divorcio, la ex esposa de un financiero pintó una copia del Picasso familiar y se robó el original

El talento para la falsificación de Sue Gross la llevó a llevar adelante un engaño multimillonario

15 mayo 2018 | 9:40 hrs | Infobae

Una de las fortunas más grandes de todo el condado de Orange, California; generada por el mago de las finanzas Bill Gross detrás de la firma Pimco, fue parte de un litigio legal iniciado por uno de los divorcios más costosos de la última década.

El matrimonio de Sue y Bill Gross era la envidia de la alta sociedad de la costa oeste, conocidos por sus obras filantrópicas y su participación en distintas fundaciones, algo que los convirtió en una de las parejas más influyentes del selecto mundo de las caridades en EEUU.

Pero todo cambió cuando los Gross decidieron divorciarse, momento en el cual se desató una verdadera guerra por los bienes familiares de un hombre con una fortuna personal calculada por Forbes en torno a los USD 2.5 mil millones.

“Le Repos” de Pablo Picasso será subastada por Sotheby’s con una base de USD 35 millones

“Le Repos” de Pablo Picasso será subastada por Sotheby’s con una base de USD 35 millones

En un intento desesperado para asegurarse la tenencia de una de las obras de arte más preciadas de la pareja, la ex mujer del financiero decidió llevar adelante una cuestionable iniciativa. Conocida por su talento para la pintura, Sue decidió pintar ella misma una copia de la obra titulada “Le Repos” firmada por Pablo Picasso.

Acto seguido, colgó en la pared del dormitorio que antes solía compartir con su marido, la copia de la obra de 1932 valuada en unos USD 35 millones. La pintura muestra a la amante de Picasso, Marie-Thérèse Walter, en una posición de descanso o reposo, como su nombre lo indica.

Finalizado un conflictivo proceso de divorcio que culminó en octubre de 2017, los abogados de ambas partes acordaron que la mujer sería la propietaria definitiva de la preciada obra. Al momento de coordinar el envío del Picasso desde la mansión de Laguna Beach a su nuevo domicilio, Sue aclaró que no sería necesario dado que ella ya tenía en su posesión el original.

Bill Gross reconoció que su mujer era una experta falsificadora que disfrutaba de imitar, con gran éxito, a los grandes de la pintura

Bill Gross reconoció que su mujer era una experta falsificadora que disfrutaba de imitar, con gran éxito, a los grandes de la pintura

La mujer reconoció en testimonio frente a las autoridades haber intercambiado las obras, alegando que su propio esposo le había indicado que se llevara “todo el arte y mobiliario” que ella deseara. “Eso mismo hice” dijo Sue. Lo que más llamó la atención del marido es que, en un probable rapto de egocentrismo, su mujer forjó la obra a la perfección, pero en vez de firmar como Picasso decidió hacerlo con su propio nombre.

La mujer alegó que no se lo comentó a su marido dado que se dejaron de hablar por un año y medio. La falsificadora también reconoció haberse llevado una enorme escultura de un conejo de más de 130 kilogramos de peso y dos metros de alto.

La obra de Picasso muestra a la amante del pintor español, Marie-Thérèse Walter

La obra de Picasso muestra a la amante del pintor español, Marie-Thérèse Walter

Entre la variedad de objetos “desaparecidos” también se encuentran un reloj Tiffany, veinte botellas de vino, las decoraciones de Navidad y una estatua de 450 kilogramos.

En 2015 el financista había reconocido públicamente el talento de su mujer para realizar copias de las obras de su colección privada. “A Sue le gusta pintar réplicas de algunas de nuestras piezas más famosas, usa un proyector para copiar las líneas maestras y luego rellena los espacios restantes” aseguró. “Es la artista de la familia” recalcó en su momento, orgulloso.

“Para qué gastar USD 20 millones cuando yo misma puedo hacerlo por 75” admitió en su momento la talentosa artista, quien hoy ha decidido, luego de su rebuscada operativa fraudulenta, subastar el Picasso con la casa Sotheby’s en una operación que probablemente le deje alrededor de USD 40 millones adicionales en su ya considerable cuenta bancaria