En el lugar equivocado

25 agosto 2017 | 8:55 hrs | Gilberto Haaz Diez

*Como dijo un romano de otro: sólo el jefe tiene sentido, los demás son sombras que vuelan. Camelot.

Roberto Campa Cifrián (Ciudad de México-11 de enero de 1957), subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, un hombre serio, un buen funcionario, de los que no te engañan, al que vi sufrir y vivir el lamento de los padres de los jóvenes acribillados en Tierra Blanca, en el tiempo de los infortunios de las policías de Arturo Bermúdez Zurita, donde los malos se coludían con las municipales y estatales y tenían, como el 007, licencia para matar y para secuestrar y para desaparecer los restos en un riachuelo de rio donde los masacraban, un caso que impactó a una nación como la nuestra, que poco tiene de qué asombrarse, y que llegó al mundo estupefacto por la despiadada forma de estos chacales de matar gente inocente. A esos jóvenes les dio hambre y entraron a desayunar a ese pueblo y encontraron la muerte. Eran las policías municipales y estatales, coludidas con los delincuentes. Los responsables están en la cárcel, alguno huyó, el que se decía era el cerebro, pero el liquidador mayor y jefe de esa banda está preso, eso mucho se le debió a la presión de los padres y a que Campa Cifrián llegaba, por instrucciones de sus jefes, el presidente Peña Nieto y el secretario Osorio Chong, a cada rato a ese pueblo que no tiene mar y si un endemoniado calor y olía a muerte. En el mismo sitio, se supuso, desaparecieron a más de cien personas. Campa llegó ayer a Veracruz, y en Xalapa, al lado del Fiscal, Jorge Winckler Ortiz, y de la Subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR, Sara Irene, señaló que las primeras investigaciones del asesinato del reportero, Cándido Ríos Vázquez, mejor conocido como ‘Pabuche’, en el municipio de Hueyapan de Ocampo, arrojan que los sicarios cumplían con el objetivo de asesinar a otra persona y no a él. Los sicarios iban a asesinar a otra persona y no a él, y dijo que habrá que esperar a que concluyan las investigaciones. “Aunque todos los indicios apuntan a que el ataque está vinculado con otra persona y no con el periodista. Ustedes tienen además información de sus medios y algunos elementos, todos los indicios apuntan a que se trató de un ataque contra otra persona y los escoltas que auxiliaban a esa persona”, dijo.

El martes por la tarde, Ríos Vázquez, el ex inspector de la policía municipal, Víctor Antonio Alegría, y un acompañante más se encontraban en la parte posterior de un comercio,  cuando llegó una camioneta con sicarios a bordo y les dispararon.

Algunas veces, por asuntos del oficio, se está en el lugar equivocado y con las personas equivocadas. Al menos, la línea de investigación por allí va.

 DOS LAMENTABLES MUERTES

 En esta región hubo ayer dos lamentables muertes. Murió el hijo del exalcalde de Río Blanco, Edsel Martínez Ramírez, de 26 años, en accidente automovilístico. En Córdoba, falleció también Mauricio Delfín Domínguez, ex síndico del Ayuntamiento de Córdoba y candidato a la presidencia municipal. Muy apreciado en esa ciudad cafetera. Con la celeridad de las redes sociales, la noticia corrió muy rápida. Muy sentidas ambas muertes de los dos jóvenes, los dos de apreciadas familias. Para ambas familias, un sentido pésame y que descansen en paz.

 LOS TRES IMPOPULARES

 Hay tres personas muy impopulares, ambas con diferentes chambas. El primero ya fue cesado, Paco Palencia, que a Los Pumas los hacia jugar como si jugaran con pelota cuadrada, según explicaba el maestro Manuel Seyde, quien apodó los ‘ratoncitos verdes’ a la selección mexicana. El otro que aún no es cesado, es el ínclito Gerardo Ruiz Esparza (SCT), pese a todas las sacudidas y sus socavones, el amparo de su amigo el presidente lo tiene tan tranquilo que ni sufre ni se acongoja. Ya verán cuando llegue el día de las elecciones. Uno último, y no menos repugnante, Joao Arpaio, sheriff de Maricopa, un tipo que correteaba a los inmigrantes como si fueran sabandijas, y los encarcelaba y vejaba, fue a la cárcel. Trump presidente, amenaza con indultarlo, porque con esos sujetos en la cárcel el presidente se siente apenado. Juega en su equipo. Juntos y revueltos.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista